15 mil médicos han emigrado en los últimos años: “Lo que ganaba no me alcanzaba para vivir”

Eileen Garcia

El Cooperante.- “En Venezuela, con el sueldo que tenía no podía ayudar a mis padres, comprar vivienda, comprar auto, casarme y tener hijos, entre otras metas. Con lo que ganaba no me alcanzaba para vivir. La diferencia de sueldo aquí es del cielo a la tierra y ni hablar de la calidad de vida”, dice Alejandro Sánchez Camejo , médico venezolano de Urgencias del Servicio Canario de Salud, en España, al comparar su experiencia profesional tras cruzar el océano.

Además de España, muchos de los médicos graduados en el país están emigrando hacia Estados Unidos, Australia, Panamá y Colombia. De acuerdo con la Federación Médica Venezolana (FMV), alrededor de 15 mil galenos se han ido en los últimos años del país.

“Emigran de todas las especialidades. Tengo colegas otorrinos, traumatólogos, intensivistas, internistas, anestesiólogos que se han ido”, expone Nerio Soto, miembro del Colegio de Médicos del Estado Zulia, al diario Panorama.

“Ahora, quizá, no se sienta su ausencia, pero dentro de 10 ó 15 años, no vamos a tener oncólogos, nefrólogos, terapistas, noenatólogos. Están quedando algunos, pero no va habrá relevos”, subrayó el director del Hospital de Clínicas Caracas (HCC), Amadeo Leyba Ferrer.

Por su parte, el sociólogo y profesor de la Universidad Simón Bolívar, Iván De La Vega, sugiere que la calidad profesional del venezolano que está emigrando se está convirtiendo en un problema que impactará de manera negativa al país en la próxima década. “Ya hay cátedras que se están quedando sin profesores en las universidades”.

Soto refiere que la inseguridad, situación económica y política; bajos sueldos, colapso de infraestructura hospitalaria, falta de insumos, medicamentos y equipos forman parte de las causas: “En mi especialidad, psiquiatría, uno atiende al paciente y le receta medicinas que no se encuentran en las farmacias, y eso frustra”.

“Para acercarse a lo que gana un taxista, el médico venezolano debe trabajar en tres lugares distintos”

Mientras un taxista gana entre 90 y 150 mil bolívares al mes aproximadamente, Luis Fuenmayor, pediatra intensivista del Hospital Chiquinquirá de Maracaibo, señala que el salario de un galeno en el sector público de Venezuela es de 22 mil mensual, equivalente a unos 41 dólares. La diferencia con el resto de los países de la región, por hacer referencia solo a éstos, tiende a ser descomunal.

“Para acercarse a lo que gana un taxista, el médico venezolano debe trabajar en tres lugares distintos; en la mañana, tarde y noche”, calcula Santiago Sánchez, estudiante del último año del postgrado de traumatología en el Hospital Lídice de Catia, en Caracas.

Dianela Parra, presidenta del Colegio de Médicos del Zulia, diputada ante la Asamblea Nacional por la región zuliana y vicepresidenta de la FMV; ha señalado que esto forma parte de la crisis humanitaria de salud que vive el país, en la que también incluyó en un discurso reciente factores como “la escasez de medicinas y fórmulas para lactantes; falta de alimento para enfermos y pérdida de órganos a causa del racionamiento eléctrico que algunos pacientes han esperado hasta por tres años”.

Comentarios

comentarios