article-thumb
   

“Se los llevaron vivos”: Afirman que GN mató a dos inocentes en operativo contra “el Picure”

Eileen Garcia

El Cooperante.- Rafael Fernández, quien en vida fue docente de Educación Física, es uno de los inocentes que resultaron muertos el pasado martes 3 de mayo, durante el operativo que acabó con la vida de José Antonio Tovar Colina, alias “el Picure” en El Sombrero, estado Guárico. Sin embargo, las autoridades no han precisado información al respecto.

Según una publicación de El Pitazo, Fernández ejercía su profesión desde hace más de 20 años y era entrenador de niños en béisbol. “Sus únicas armas fueron siempre un bate y una pelota en mano”, cuenta un colega.

Entre lágrimas, la madre de Rafael Fernández cuenta que la madrugada del martes, su hijo fue sorprendido en el patio de su casa por “el Picure”, horas después de que el delincuente lograra escapar de los primeros enfrentamientos entre la banda y funcionarios de seguridad, en La Charneca. Fernández residía en el sector donde ocurrieron los hechos.

“No es la primera vez que sucede. En estos operativos, los delincuentes convierten las casas de inocentes, en su escondite. Los someten. Esta vez, le tocó a nuestro ‘Chevecha’ -así lo llamaban por cariño-, y le tocó con el más grande de la banda. Nos lo arrebataron”, comenta una vecina.

En el hospital, junto al cadáver de Fernández, apareció también el de su sobrino Stany Fernández, joven deportista que jugó en la liga de voleibol de Guárico.

Un testigo, que prefiere resguardar su nombre por seguridad, afirmó que “el Picure”, estando en la casa de Fernández, llamó a otros delincuentes para que “lo rescataran”, pero funcionarios de los distintos cuerpos de seguridad se adelantaron y se llevaron vivos al líder de la banda y a los dos inocentes, por separado. El testigo, asegura que fue después de esto, cuando se suscitó un último enfrentamiento entre bandas y uniformados.

“A Chevecha y Stany se los llevó el Gobierno vivos, sin heridas. Yo intenté detener a los guardias, pero no pude hacerlo. A mi hijo no lo golpearon, pero a Stany, que tenía en sus brazos a su hermano de condiciones especiales, si le dieron peinillazos”, confirma la madre de Fernández.

Comentarios

comentarios