article-thumb
   

¡A Dilma le duró poco la alegría! Presidente del Senado seguirá trámite de juicio político

Christhian Colina

Efe.- El presidente del Senado brasileño, Renán Calheiros, rechazó este lunes la suspensión del trámite para un juicio contra la mandataria Dilma Rousseff decidida por el jefe interino de la Cámara baja y determinó la continuidad del proceso.

Lea también – Presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil anula trámite de juicio a Dilma

“Es una decisión intempestiva”, que “no tiene ninguna cabida” en el proceso democrático y que “no puede ser aceptada”, dijo Calheiros al instalar una sesión en el pleno del Senado, en referencia a la suspensión del proceso anunciada este lunes por el presidente interino de la Cámara baja, Waldir Maranhao.

Calheiros calificó de “extemporánea” la decisión de Maranhao y dijo que había sido adoptada “cuando el Senado ya discute el asunto desde hace varias semanas”. Detalló que “ya hubo lectura de informes sobre el caso, se eligió una comisión especial” que analizó la base jurídica de los cargos y “hubo 10 sesiones que consumieron casi 70 horas de trabajo” en las que se escuchó a la defensa y a la parte acusadora.

“Esta decisión ahora, es totalmente intempestiva” y “no puede ser aceptada”, ya que “no se puede aceptar que se juegue de ese modo con la democracia” o que se “avale un atraso del proceso” contra Rousseff, declaró Calheiros. También señaló que “no cabe al presidente del Senado decidir si el proceso es justo o injusto”, ya que eso lo hará “el propio pleno, el conjunto de los senadores, tal como lo ha decidido el Supremo Tribunal Federal”.

Según Calheiros, “ninguna decisión monocrática”, como la adoptada por Maranhao, puede imponerse al “colegiado” de la Cámara baja, que por 357 votos de los 513 posibles decidió el pasado 17 de abril que el juicio contra Rousseff tiene base jurídica y, de esa manera, debe continuar en el Senado.

En ese sentido, Calheiros dijo que “la palabra del parlamentario proferida en el pleno es libre” y que no corresponde al Senado “interferir en el contenido de los discursos de los parlamentarios para decidir si podrían servir para anular o no una deliberación”.

Con la decisión adoptada por el presidente del Senado, el pleno de esa cámara deberá escuchar la lectura del informe remitido por la comisión especial que recomendó proseguir con el proceso que puede recortar el mandato de Rousseff. Aunque Calheiros no lo ha aclarado, deberá confirmar también la sesión del próximo miércoles, en la que el pleno del Senado decidirá por mayoría simple entre sus 81 miembros si se abre el juicio contra la mandataria.

Comentarios

comentarios