article-thumb
   

Alcaldes y magistrados hablan desde la clandestinidad perseguidos por el gobierno de Maduro

El Cooperante

Caracas, 13 de agosto.- Gustavo Marcano, el alcalde de Lechería, estado Anzoátegui, sabía que las autoridades querían “secuestrarlo” e imputarle delitos que no había cometido, por lo que tuvo que pasar a la clandestinidad y alejarse de su teléfono celular para que no le rastrearan su señal.

Lea también: Fernández, Rodríguez Zapatero y Torrijos insisten en el diálogo rechazando “intervención” en Venezuela

El diario El Nuevo Herald recuerda que Marcano es parte de un grupo de 25 alcaldes, dos gobernadores y 33 magistrados vinculados a la oposición que están siendo buscados por el gobierno de Nicolás Maduro como si fuesen criminales. En una entrevista, declaró que “Este proceso judicial no tiene precedentes y no tiene ningún tipo de fundamento en el ordenamiento político venezolano, por lo cual nos tocó estar semanas en la clandestinidad”.

El alcalde de Lechería logró llegar hasta Miami, al igual que algunos de los nuevos magistrados del TSJ. Alfredo Ramos, alcalde de Iribarren, no corrió con la misma suerte y fue capturado en su despacho.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia esta semana condenó a 15 meses de prisión y declaró la inhabilitación política del alcalde del municipio El Hatillo, David Smolansky, y del alcalde de Chacao, Ramón Muchacho. Todos son acusados de no hacer nada por evitar las manifestaciones de protesta emprendidas contra Maduro.

Miguel Ángel Martín, quien hoy es el nuevo Magistrado Principal de la Sala Constitucional del TSJ, se vio obligado a huir clandestinamente de Venezuela y llegó a Estados Unidos con una maleta. “Pero hay que seguir hacia adelante, luchando, luchando por el futuro”, afirmó.

Entre los magistrados en clandestinidad se encuentra Ramsis Ghazzaoui, quien dijo desde Caracas que se convirtieron en perseguidos políticos desde el mismo momento en que fueron juramentados por el mismo sistema judicial al que ellos se disponen a reformar.

“Estamos siendo perseguidos, y por eso no hemos podido asumir el cargo […] la realidad es que estamos trabajando, nos reunimos en la clandestinidad y estamos trabajando en los proyectos que se basan en el rescate de la democracia, en el rescate del estado de justicia, el estado de derecho y el estado democrático”, sentenció.

 

Comentarios

comentarios