article-thumb
   

OEA aprueba con recelo resolución en donde aúpa diálogo entre MUD y chavismo

Admin

Saimar De Santis/Christhian Colina.- Tras 10 horas de debate y largos recesos, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), aprobó este miércoles un “proyecto de consenso” en el que expresa su apoyo al diálogo abierto iniciado entre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

A última hora de la tarde Venezuela se sumó, con algunas modificaciones de poco calado y tras un receso de más de tres horas, al texto que durante una semana habían negociado más de 20 Estados bajo el liderazgo de Argentina, una vía conciliadora alternativa al proceso de aplicación de la Carta Democrática activado por Almagro este martes.

La declaración fue adoptada por consenso, una fórmula poco comprometedora y de gran tradición en la OEA, aunque la misión de Paraguay quiso dejar claro que, pese a no obstruir el consenso, no puede apoyar el texto porque no incluye la “exhortación” al Gobierno de Venezuela para que permita la convocatoria del referendo revocatorio que promueve la oposición.

Paraguay, el único Estado que apoya abiertamente a Almagro en el proceso de la Carta Democrática, no fue el único que consideró que el texto aprobado se queda corto, también lo hicieron, con diferente contundencia, Canadá, Colombia, Estados Unidos y, paradójicamente, hasta la propia Argentina.

Canadá, uno de los patrocinadores de la declaración, admitió que su misión quería introducir “términos más duros” y que el texto aprobado es “blando, débil y mantiene silencio sobre los principios fundamentales básicos de Derechos Humanos”. Colombia dijo que “no contiene todos los elementos que uno pensaría que deben estar allí presentes”, Estados Unidos señaló que el texto “no es perfecto” y Argentina, la misión que ha liderado este proceso, concluyó la sesión reconociendo las carencias de la declaración.

“Queríamos incluir más mensajes en el texto, más duros, estridentes, con más compromisos, pero lo más importante es que haya una declaración del Consejo Permanente que permita un diálogo”, afirmó el representante alterno de Argentina, Julio César Ayala.

El texto aprobado por el Consejo Permanente de la OEA, afirma “su fraternal ofrecimiento a la hermana República Bolivariana de Venezuela a fin de identificar, de común acuerdo, algún curso de acción que coayude a la búsqueda de soluciones a su situación mediante un dialogo abierto e incluyente entre el Gobierno, otras las autoridades constitucionales y todos los actores políticos y sociales de esa nación para preservar la paz y la seguridad en Venezuela con pleno respeto a su soberanía”.

Sobre el documento, el embajador venezolano, Bernardo Álvarez, se mostró satisfecho y aseguró que es una prueba de “la buena fe de todos” los países de la región. Sin embargo, la representante de Paraguay, Elisa Ruiz Díaz Bareiro, expresó que no se oponía al acuerdo pero tampoco podrían sumarse por tener diferencias con su contenido.

Tras votar el acuerdo, intervinieron las delegaciones de Argentina y Venezuela, para saludar el acuerdo. Luego, la polémica parecía retornar al debate, cuando el presidente del Consejo Permanente, el argentino Juan José Arcuri, negó intervenir al jefe de Gabinete de la Secretaría General, Gonzalo Koncke.

“Creo que esta sesión tendría que terminar con el aplauso que termina (…) Y yo le voy a pedir si es tan amable que se abstenga de hacer uso de la palabra y si tiene algo que compartir con nosotros que por favor no los haga llegar por la vía correspondiente”, dijo de forma tajante Arcuri al levantar la sesión.

Venezuela salió con las tablas en la cabeza al pedir la suspensión de la sesión

Más temprano, durante su primera intervención el representante criollo afirmó ante los demás países miembros de ese bloque que si se quiere apoyar a Venezuela lo primero que tienen que hacer es apoyar a su Gobierno. “Si se quiere apoyar a Venezuela lo primero que tiene que hacerse es apoyar a sus autoridades, a su Gobierno legítimo y constitucional (…) Y cualquier discusión sobre el país tiene que partir de ese supuesto”, aseveró.

Ante ello, pidió que la sesión se suspendiera, alegando que se había convocado por petición de la delegación argentina, sin considerar la solicitud que hizo el Gobierno venezolano. Señaló también que al Estado venezolano no ha sido convocado a reuniones informales previas. En tal sentido planteó que dicho encuentro fuera reconvocado para el próximo lunes, solicitud que fue negada, ya que el representante mexicano pidió que la petición venezolana se incluyera en el orden del día y que tras un receso reiniciara.

Intervenciones 

El embajador de Guatemala, Luis Raúl Estévez, expresó su apoyo al proyecto presentado por México: “Reconocemos la mediación de expresidentes, pero otras iniciativas también”. Canadá por su parte, se refirió a la crisis de Venezuela y exhortó a Maduro y a la MUD a que se unan para resolver los problemas por el bien del pueblo.

El embajador de Dominica expresó su rechazo a la decisión del Secretario General de la OEA de solicitar la Carta Democrática. Ante el cuestionamiento, la delegación caribeña pidió respeto para el chavismo. Por su parte, México ofreció al Gobierno venezolano “toda su asistencia para lograr la paz y el progreso”. Sin embargo, resaltó que corresponde a los venezolanos “la responsabilidad de resolver sus diferencias”.

Asimismo, expresó la preocupación de su país por la ausencia de un diálogo directo, por lo que instó a las dos partes para que busquen “soluciones negociadas”. Lo mismo manifestó la delegación de Colombia, al instar un diálogo efectivo en Venezuela.

Estados Unidos por su parte, se pronunció a favor de los presos políticos venezolanos y aseguró que su Gobierno seguirá pidiendo al de Venezuela la liberación de Leopoldo López, Daniel Ceballos, María Lourdes Afiuni y estudiantes, así como el fin del “bloqueo” impuesto a la Asamblea Nacional. “Queremos que el Gobierno de Venezuela acepte esta mano que se le extiende desde la OEA”, agregó.

Comentarios

comentarios