article-thumb
   

¡Amnesia política! Escarrá, el opositor más radical que ahora es el traductor de Maduro

El Cooperante

Caracas, 14 de marzo.- El chavismo necesitaba con urgencia un “constitucionalista” que tradujera sus aberraciones jurídicas. Tras el fallecimiento del abogado y exdiputado, Carlos Escarrá en enero de 2012, el oficialismo quedó acéfalo. Pero logró que su hermano y colega, Hermann Escarrá llenara ese protuberante vacío. Que proponga al presidente Nicolás Maduro la enmienda constitucional para reducir el período de la nueva Asamblea Nacional hizo que ganara más detractores. El jurista tuvo que decir que él no es hombre de cheques.

Lea también: “Me puedo ganar, con suerte, 48 mil diarios”: Venezolanos sobreviven con el bachaqueo

¿Escarrá, el bueno?

Sábanas de periódicos sirvieron para analizar las ideas antagónicas de los hermanos Escarrá. A Carlos lo llamaron “el malo” y a Hermann “el bueno”. La crisis de la oposición por la derrota del referendo revocatorio contra Hugo Chávez, en 2004, provocó que la radicalización se posicionara en ese sector político. Varios voceros no hacían otra cosa que llamar a la desobediencia civil, y Hermann encabezaba el grupo. Aseguraba que los venezolanos tenían derecho a acatar el artículo 350 de la Constitución Nacional. Se hizo célebre por convocar la “marchar sin retorno” hacia el Palacio de Miraflores.

Con el Comando Nacional de la Resistencia, donde acompañó al dirigente político en el exilio Óscar Pérez y al alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, criticó la eliminación de la representación proporcional a través de las “morochas” para las elecciones parlamentarias de 2005.

Le puede interesar: ¿Trabajar con el estómago vacío? Lo difícil ser el empleado del mes en el país de la escasez

Es doctor en derecho, catedrático de Derecho Constitucional en universidades venezolanas y del exterior. El profesor titular, emérito y honorario cargó contra la propuesta de reforma constitucional de Hugo Chávez en 2007. Fue el principal promotor del “no”. Hermann manifestó que se debía desconocer al líder revolucionario porque pretendía un golpe constitucional. “Es ilegítima al alterar principios y valores de la misma Carta Magna”. Rechazó también la reelección indefinida.

En ese entonces era el más opositor, pero no comulgó con la creación de la Mesa de la Unidad Democrática de 2009. En 2010 montó su propia plataforma electoral para las parlamentarias de ese año, se unió al partido Opina. Obtuvo 288.899 votos y le restó un cargo a la MUD en el Parlamento Latinoamericano. Después anunció que pretendía la candidatura presidencial. Amasar más votos de los esperados lo valentonó.

Lea también: ¡Barrios se tragan el futuro! Drogas y armas, el pan de cada día en colegios de zonas populares

Hermann Escarrá desapareció de la escena política. Los cuestionamientos de los opositores, por la división que provocó en 2010, hacen que se retraiga. Fue en el velorio Carlos Escarrá que da un sentido discurso. Ahí reivindica la relación que sostuvo con su hermano, pese a sus “diferencias políticas”.

El Escarrá “bueno” ganó notoriedad el 15 de diciembre de 2015 cuando dijo en un foro en el teatro Bolívar, junto a personalidades del chavismo, que la Asamblea Nacional podría promover el enjuiciamiento político del presidente solo si contaba con el aval  de los poderes Ciudadano y Judicial. Eso tras la victoria de la MUD en las parlamentarias.

De toda esta polémica busca personalizar la pugna Ejecutivo-Judicial-Legislativo. Retó el 7 de abril de 2016 al entonces presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, a debatir con la sobre la reducción del período parlamentario a través de una enmienda constitucional. Dijo que Maduro podía disolver la cámara en 60 días. El otrora jefe de la AN le respondió: “No discuto con el payaso, sino con el dueño del circo”.

Comentarios

comentarios