article-thumb
   

Andrés Eloy Camejo: Gobierno inepto nos ha llevado a situación de desnutrición y desvanecimiento

Christhian Colina

Andrés Eloy Camejo.- Cada día estoy más convencido de que el gobierno nacional, cuando se refiere a la situación de Venezuela, habla como que si lo hiciera de otro país, pujante y en pleno desarrollo, porque resulta increíble ver el sarcasmo con el que los voceros de la dizque revolución, alaban una supuesta economía en ascenso y las condiciones idóneas para ayudar al abastecimiento alimenticio de otras naciones, cuando para nadie es un secreto que en la gran mayoría de hogares venezolanos, se está haciendo una sola comida al día, desprovista por cierto de proteínas y nutrientes necesarios para la subsistencia humana.

Esta grave situación de desnutrición y de desvanecimiento a la que nos ha llevado este gobierno irresponsable e inepto, afecta principalmente a nuestros niños, debido a la imposibilidad de sus padres y representantes, de poder darles una alimentación balanceada, donde esté incluida  leche, carnes rojas y blancas, granos, cereales, hortalizas y vegetales, entre otras, porque simple y llanamente, el 87% de la población venezolana, está comiendo lo que hay y lo que consigue a duras penas.

Aquí vamos pa tras como el alcatraz, porque tanto que critican la llamada IV República, pero precisamente en estos gobiernos se garantizaba la alimentación para nuestros neonatos e infantes en hogares de cuidado diario y escuelas públicas. El PAE era el estímulo para llevar a los niños a la escuela, porque los padres se despreocupaban porque sabían que sus muchachos tenían garantizadas por lo menos dos comidas al día, con todos los nutrientes exigidos para el desarrollo intelectual y físico de estas criaturas. No obstante, ahora les dan una sólo comida tipo merienda, lo que trae como consecuencia el mareo constante y desmayos cuando el futuro de la patria, está cantando el Himno Nacional; lo que ha ameritado que los maestros tengan a mano un trapito con alcohol para socorrer a estos niños de esas fatigas de hambre.

De acuerdo a la realidad que estamos viviendo, los indicadores señalan que estas generaciones que se están gestando en la peor crisis jamás vivida en nuestro país, no tendrán ni la estatura ni el coeficiente intelectual deseado, porque no consumen leche, ni proteínas por culpa de este maldito gobierno que tiene acabado al pueblo venezolano.

En Venezuela se ha hecho todo un privilegio para las personas comer tres veces al día, debido a la grave escasez y a la super inflación que ha acentuado los niveles de pobreza en un 83%. Nuestra gente se debate a diario en qué comer y a qué hora para aguantar la pela y el ronquido de los estómagos vacíos y llenos de gases por la falta de ingesta de alimentos. Asimismo, la baja de talla y peso va en ascenso y nadie escapa de esta realidad, excepto los jerarcas y enchufados del gobierno de Nicolás Maduro, que cada día se hacen más obesos porque ellos sí satisfacen todos sus antojos y caprichos gastronómicos, y al pueblo, que se coma un cable o una piedra asada.

La naturaleza ha sido bondadosa con el pueblo venezolano, y este año se ha dado una prodigiosa cosecha de mango que ha calmado el hambre desesperada de un pueblo, desacostumbrado a pasar largas jornadas al día sin ingerir ni siquiera un bocado de pan para engañar el estómago.

Esta situación tan lamentable no se justifica, porque esta revolución ha manejado más de 1 Billón Ochocientos Mil Millones de Dólares, y las divisas que eran para importar alimentos se las robaron,  sin importar las consecuencias que causarían en el pueblo venezolano. Por eso, con toda propiedad, acuso a Nicolás Maduro y a su gobierno genocida, de cada muerte que se produzca en nuestro país por hambre, y de una generación amenazada y con un futuro incierto.

 

Comentarios

comentarios