article-thumb
   

“Aprovechó mi ausencia para matármela”, dice madre de joven violada y ultimada en el Zulia

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- Desde este jueves y hasta el viernes se realiza el velorio de la joven de 14 años de edad, Mayerlis Lisseth Sierra Molina, quien fue violada, golpeada y estrangulada hasta matarla el pasado martes a manos de Luis Hernández (39) y Raúl Paz, de 41 años de edad. El hecho ocurrió en una vivienda de la invasión Villa Margarita, en la zona industrial de San Francisco, estado Zulia.

Lea también – Violan y asesinan a jovencita en el Zulia: “No las llevamos cuando vimos que estaba semidesnuda”

Eunice Molina, madre de la joven contó en medio de su dolor que: “salí al ambulatorio porque me sentía mal, y aprovechó mi ausencia para matármela. Se saltó la cerca y la sorprendió en el rancho donde está la cocina, mientras lavaba los platos del almuerzo”.

Molina manifestó que exige “justicia” por este atroz crimen. “Agradezco a la prensa y a la policía, pero ya no tengo nada que decir”, sollozó la mujer.

Los sujetos aprovecharon que estaba sola para violarla y asesinarla

Antes del crimen, Mayerlis le había comentado a su madre: “mami, ese hombre me desnuda con la mirada”, refiriéndose a Luis Hernández, asesino de la víctima.  Los hombres la violaron y luego la estrangularon con un mecate dentro de un pequeño rancho de zinc, pintado de rosado, donde vivía la joven, frente a la mirada de su sobrino de cuatro años, quien tiene una condición especial. La víctima lo cuidaba mientras su hermana trabajaba.

Una vecina de la zona informó que “la hermana de la jovencita  llegó a las 6:30 pm y vio a su hijo con los ojos fuertemente golpeados afuera de la casa. Trató de abrir la puerta, pero no podía. La forzó y cayó el cuerpo de la niña, que colgaba de un mecate”.  Luego, la adolescente fue llevada hasta los Bomberos del Sur situado en la jurisdicción, donde le informaron que estaba muerta. “Fue violada y tenía la tráquea fracturada producto de la asfixia que le produjeron con una cuerda”.

La vivienda de Mayerlis estaba en desorden total. Además faltaba una licuadora y un litro de aceite que se llevaron los violadores. Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) capturaron a los hombres en la mencionada invasión, tras ver en el pecho de Hernández los rasguños de la jovencita.

Tras las experticias del caso, “ambos confesaron. Fueron sometidos a los  análisis: pruebas a sus ropas, examen médico forense a los detenidos —donde se observaron rasguños—, se realizaron pruebas a las prendas de vestir de Mayerlis, a los restos de sangre y piel hallados en las uñas de la estudiante —quien se defendió de la agresión—, y al trozo de cuerda con el que la amarraron”, detallaron fuentes del Cicpc a Panorama.

Hernández y Paz solo tenían tres semanas viviendo en la invasión Villa Margarita. Desde que llegaron no dejaron de ver con deseo a la adolescente. La occisa iba a cursar el noveno grado y quería ser criminóloga.

Comentarios

comentarios