article-thumb
   

Radiografía de una crisis: así transcurre el día a día de un ‘bachaquero’

El Cooperante

El Cooperante.- Lunes, 6:00 pm, Richard Carrillo está rodeado de un grupo de personas con papel y lapicero en mano mientras dice relajarse con un cigarrillo, pese a que no trabaja, se prepara para enfrentar su jornada de más de 24 horas para comprar alimentos y otros productos regulados en un supermercado de Caracas.

Lea también: ¡Solo en su casa! “Los Clap han disminuido en 90% el bachaqueo y las colas”, dice Erika Farías

Desde el mes de noviembre del 2015, en Venezuela se dio inicio a la implantación de dispositivos captahuellas para regular la cantidad de productos adquiridos (previo a esto solamente era por el terminal de la cédula) lo que generó rechazó en el pueblo pero finalmente lo tuvieron que aceptar, “uno tiene que comer y si toca hacer cola se hace, no estoy feliz por eso pero es lo que hay” relata una persona con voz desanimada formándose en la larga cola a la espera de que lleguen los camiones que transportan productos hasta el establecimiento.

A Carrillo le toca comprar los días miércoles (4-5) pero desde el lunes comienza su rutina para ser uno de los primeros 50 en comprar. “te voy a explicar cómo se mueve la cosa” dijo con tono amigable y prosiguió a hacer una serie de consejos para tomar en cuenta.

Tienes que venir el lunes a las seis de la tarde y preguntar por la lista del miércoles, casi siempre son aquellos chamos que están allá”, dijo señalando a 3 sujetos, dos de estos no mayores de 30 años y el otro con aspecto de cuarentón. Prosiguió informando que la primera vez que alguien va “tienes que quedarte un par de horas, que te vean la cara y te reconozcan”, los bachaqueros, como se denominan a las personas que persiguen la venta de productos para posteriormente venderlos con sobreprecio.

Pero esto no es lo único que se tiene que hacer, ya que luego de anotarse el día lunes a final de la tarde, hay que estar presente el mismo día a las 9 de la noche cuando se corrobora el listado. Posterior a esto aseveró que hay que estar presente el día miércoles a las 4 de la madrugada para decir “presente” en el listado final y empezar a formarse previo a la llegada de los policías que día a día intentan ordenar a la multitud.

En medio del ruidoso y agitado clima de la cola advirtió “es mejor que te vengas el martes en la noche, aquí muchos amanecen y es seguro, entre todos se cuidan y duermen bajo techo para protegerse del agua”. A pocos metros de esto, una funcionaria de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) le retuvo la fotocopia del documento de identidad a una ciudadana que tenía la cédula original en el mismo lote de “rezagados”.

La PNB contó que en días anteriores se detuvo a una persona que tenía 5 fotocopias de su cédula en distintas colas donde previamente había “marcado”. La interrogante que genera ruido en la sociedad es ¿de dónde sacan dinero estas personas?.

En el caso de Carrillo, contó que este vende la mitad de lo que compra, la otra mitad es para su hogar y sus familiares con quienes también intercambia productos de acuerdo a su necesidad, finalmente confesó que mientras hace la cola tiene a unos conocidos que le tienen un puesto guardado en otro supermercado cercano de la zona y también que aprovecha para comprar en una reconocida red de farmacias dónde no se hace mucha cola.

 

Comentarios

comentarios