article-thumb
   

Asamblea Nacional prepara ley para confiscar fortunas del chavismo en el extranjero

Christhian Colina

El Nuevo Herald.- Algunas de las mayores fortunas del mundo están en manos de chavistas, a juzgar por los montos involucrados. Cálculos de la oposición colocan en cerca de 300 mil millones de dólares los fondos venezolanos de extraña procedencia que se encuentran en el exterior, escondidos en laberintos de corporaciones ficticias y cuentas bancarias abiertas en paraísos fiscales.

Y el venezolano Franklin Hoet Linares los quiere recuperar. El togado es presidente de la Asociación Mundial de Juristas, encabeza un grupo de abogados venezolanos que está trabajando con la Asamblea Nacional en un proyecto de ley que estimularía la búsqueda y confiscación de fondos amasados, a través de prácticas de corrupción y que actualmente están en posesión de algunos de los más connotados líderes de la Revolución Bolivariana.

“Lo que han cometido estos señores es un crimen de lesa humanidad”, señaló Hoet. “El funcionario que roba uno o dos millones de dólares es un ladrón, pero quien le quita $1,000 millones o $2,000 millones a un pueblo, lo está dejando sin alimentos, sin medicamentos y sin medios para crecer”. Las dimensiones de la corrupción bajo el régimen chavista es una de las razones por las cuales los venezolanos están siendo condenados al empobrecimiento y a morir por mengua, insistió Hoet, quien se convirtió en una figura pública en Estados Unidos en la década pasada por representar a 79 venezolanos en una demanda contra Ford por los frecuentes volcamientos de las camionetas Explorer.

El proyecto de ley, que podría llegar a ser un importante mecanismo de emprender el camino de la reconstrucción de Venezuela una vez que el chavismo salga del poder, está inspirado en leyes estadounidenses de larga data que estimulan la denuncia de actos de corrupción (como The False Claims Act y el Qui Tam Law).

Y al igual como sucede en Estados Unidos, las denuncias que conduzcan a confiscaciones de fondos robados serían recompensadas por un monto de hasta el 25 por ciento del total obtenido, bajo el proyecto de ley que está siendo preparado.

“Vamos a crear un sistema que premie la denuncia, como sucede en Estados Unidos con los Whistleblowers. De manera que si usted es una secretaria que veía pasar la cuenta, y a usted no le dieron nada. O usted lo utilizaron de testaferro y le dieron muy poco, bueno, ahora a usted la ley le da la oportunidad de denunciar y si la información que suministra permite que se recuperen los fondos, a usted le va a quedar al final hasta el 25 por ciento del total recuperado”, explicó Hoet.

Puede leer la nota íntegra de El Nuevo Herald aquí.

Comentarios

comentarios