article-thumb
   

Aumenta 643% el uso de tarjetas de crédito para comprar comida

Eileen Garcia

El Cooperante.- Venezuela se enfrenta a la inflación más alta en toda su historia. Al cierre del primer semestre del  año 2016, el Índice Nacional de Precios al Consumidor tuvo una variación de 22,3%, según fuentes del Banco Central de Venezuela. Dicha situación, ha provocado que los venezolanos recurran a sus Tarjetas de Crédito (TDC) para costear la compra de alimentos y medicinas.

De acuerdo con estadísticas de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), durante el año 2014 la cantidad de consumos en supermercados y abastos cancelados con TDC se ubicó en más de 17 mil millones de bolívares, una cifra que supera en 100% la del mismo lapso de 2013.

Sin embargo, las cifras correspondientes al año 2015, son abrumadoras. El consumo en supermercados y abastos cancelados con las TDC aumentaron 643%, al acumular 113 mil millones bolívares. Con respecto a los gastos en clínicas y farmacias experimentó un alza de 530% al superar los 43 mil millones de bolívares.

“Anteriormente utilizaba mis TDC para comprar ropa o zapatos, precisamente por la tasa de interés que cobran, pero desde que inició el año, las utilizo sólo para comprar comida (…) Diariamente gasto entre Bs. 10 mil a 15 mil bolívares, sin mencionar los adelantos de efectivo que pido porque hay cosas que no puedo comprar con las tarjetas” , expresó Zaida Peraza a El Cooperante.

El analista financiero José Grasso Vecchio indicó durante una entrevista al diario Panorama, que para el año 2015 existían un promedio de siete millones de venezolanos con TDC, entre ellos hay quienes poseen dos, tres o más; lo que conlleva a un estimado de 12 millones de tarjetas en circulación para el año.

“Toda la quincena se me va cancelando el pago mínimo

Muchos venezolanos califican las TDC como un “arma de doble filo”. Sin embargo, la prudencia en su consumo la dejaron de lado, tras verse envueltos en la crisis económica que actualmente agobia a Venezuela.

“Hace como un mes me aumentaron mi límite de crédito y Gracias a Dios por eso, porque de tanto adquirir comida ya no tenía disponibilidad de comprar. Eso fue un respiro, aunque toda mi quincena se me vaya cancelando el pago mínimo”, señaló Peraza.

Comentarios

comentarios