article-thumb
   

Aumento de Bs. 115 aprobado por Maduro equivale a 11,5% de una harina bachaqueada

El Cooperante

Héctor Luis Caldera.- El presidente Nicolás Maduro aumentó, el pasado 1 de mayo, el sueldo mínimo de los venezolanos a Bs. 15.051 mensuales, lo que equivale a 115 bolívares más sobre el ingreso diario. Dicho incremento ronda el 11% del precio en que los denominados bachaqueros comercializan una harina precocida de maíz.

Mientras que a un trabajador le incrementan el sueldo en un 30%, la ganancia de un bachaquero al vender una harina precocida puede ser de hasta 5.260%. Marcas conocidas por los venezolanos como Harina Pan están reguladas a 19 bolívares en establecimientos autorizados, mientras que en la economía informal venden el producto a 1 mil bolívares.

“Ahora más que nunca creo que es mejor bachaquear, porque en la cola uno asegura no sólo la comida sino también mayor ingreso”, reveló a El Cooperante un vendedor informal en la cola del supermercado Luz de Chacao, en Caracas.

Lea también – “Me puedo ganar, con suerte, 12 mil diarios”: Venezolanos sobreviven con bachaqueo

Si nos basamos en el ingreso diario de los venezolanos que sobreviven con salario mínimo, Bs. 501,7, se debe trabajar dos días para lograr conseguir el escaso bien.

Ni para una empanada

 

Si lo comparamos con el precio de un desayuno, también se queda bastante corto el “ajuste” salarial. En el bulevar de Sabana Grande, el centro de Caracas y en el casco central de Chacao; los precios de las empanas están entre 200 y 300 bolívares, mientras una arepa está entre 1000 y 2000 bolívares.

Muchos de los consultados manifestaron que dejan de hacer una de las comidas diarias porque el sueldo no les rinde
Muchos de los consultados manifestaron que dejan de hacer una de las comidas diarias porque el sueldo no les rinde

“Ni para comer una empanada en la mañana alcanza los 115 bolívares diarios que aumentaron. En mi casa ya ni carne se está comiendo y con esta pelazón por lo menos comía en la mañana una empanada de mechada o pollo para engañarme, ya ni para eso podremos”, dijo uno de los trabajadores consultados en Sabana Grande.

Muchos de los comercios que venden desayunos ven mermar su clientela, los dueños argumentan que la escasez ha incidido en el precio del producto, sumado a ello manifestaron que los constantes aumentos de sueldo ponen en riesgo de quiebra a los establecimientos. “Estamos abiertos de milagro, no sabemos a dónde va a llegar esto”, resaltó la propietaria de un comercio de empanas en Bello Campo (Chacao).

Diferencia ilógicas entre precios

El desastre de los precios en Venezuela se evidencia en muchos de los productos que se ven en el mercado, pero podemos continuar con el ejemplo de la harina de maíz. Mientras el gobierno exige que la Harina Pan (marca preferida por los consumidores) tenga un precio de 19 bolívares por kilo, el Ejecutivo pide a la industria que fabrica la marca harina Juana que el costo de su producto sea de 220 por kilo.

Un ejemplo a otra escala son los pasajes aéreos, tomar un vuelo de Caracas a Barquisimeto cuesta 7 mil 698 bolívares, mientras una barquilla con dos sabores y lluvia de chocolate puede costar hasta 1 mil 500 bolívares.

“Dijeron ayer que aumentaron el sueldo y hoy puedo comprar menos que la semana pasada, y eso que aún no he recibido el aumento”, expresó Jesús Velásquez, profesor jubilado.

Comentarios

comentarios