article-thumb
   

CEV: Impedir o retrasar el referendo revocatorio pone en peligro la estabilidad del país

Eileen Garcia

El Cooperante.-  Este martes, el Monseñor Ubaldo Santana, miembro de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), exhortó al gobierno nacional a abrir permanentemente la frontera con Colombia y permitir el ingreso al país de medicinas, dispuestos por los servicios de Cáritas y otras instancias.

En el marco de la centésima sexta asamblea ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, el obispo leyó un documento de “exhortación pastoral”, donde además expuso el deterioro de la vida actual de cada venezolano, al tiempo que aseguró que la población se encuentra al borde de una crisis sanitaria y alimentaria de consecuencias impredecibles.

“Las angustias y desgracias del pueblo venezolano son compartidas en estos momentos por numerosas instancias nacionales e internacionales. El gobierno no debe denunciarlas argumentando injerencias”, expresó.

En este sentido, señaló que el discurso agresivo de la dirigencia oficial hace más difícil la vida, mientras que el acrecentamiento del poder militar es una amenaza para la paz y la libertad. Así mismo, considera que el Gobierno y los otros poderes no están haciendo lo suficiente para reconstruir una democracia resquebrajada.

“No puede haber dialogo sincero si no se reconoce la existencia y la igualdad del otro”

Por otro lado, la iglesia católica, expresó que para que haya un diálogo entre Gobierno y la oposición, debe existir un reconocimiento e igualdad entre las partes y exhortó al Ejecutivo a reconocer como un Poder legítimamente constituido a la Asamblea Nacional.

“Esto contradice la decisión soberana expresada en el voto popular. Además, deslegitima a quienes así actúan (…) No puede haber dialogo sincero si no se reconoce la existencia y la igualdad del otro”, agregó. Asimismo, incitó al Consejo Nacional Electoral a velar por el proceso del referendo revocatorio para que se realice este año.

“Es un derecho democrático contemplado en la Constitución. Impedirlo y retrasarlo con múltiples trabas es una medida absurda que pone en peligro la estabilidad social y política del país”, sentenció.

Comentarios

comentarios