article-thumb
   

Cicpc El Valle post-fuga: Rastros de una lucha a muerte entre hampa y funcionarios

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- La entrada a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) subdelegación El Valle muestra este jueves tras la fuga de ocho reclusos y la muerte de tres uniformados los rastros de un combate a muerte entre funcionarios y delincuentes.

Lea también –  “Me siento en situación de guerra”: Testigo relata fuga de reos en Cicpc de El Valle

Los efectivos, algunos con chalecos antibalas revelan en sus rostros el luto por la pérdida de tres de sus compañeros en aquella fatídica madrugada del miércoles 6 de abril. En la entrada del comando, un uniformado te da la bienvenida con un arma larga en mano, como si estuviera preparado para lo que se pueda presentar. Dos ventanas de la entrada ya no se encuentran en su sitio, tuvieron que ser removidos por los grandes orificios  de proyectiles que dejaron las armas de fuego utilizadas por los reclusos para huir del lugar.

IMG-20160407-00075

En el interior del Cicpc El Valle los orificios de proyectiles también se presentan en las paredes y en el techo. El lugar tiene los vestigios de una postguerra. A medida que se recorre el recinto se escucha el sonido de trabajos de soldaduras y es que luego de que se escaparon los reclusos las celdas están siendo blindadas, aunque siguen mostrando su clara debilidad y es que esta situación afincó aún más la realidad que se presenta en las mazmorras  policiales del país: hacinamiento de presos.

IMG-20160407-00072

En los calabozos no hay ni un solo recluso, todas las celdas fueron desalojadas y trasladaron a los reos a otros centros penitenciarios, para que los  efectivos realicen las pesquisas del caso y así dar con el paradero de los evadidos.

 “No se puede generar incertidumbre”

Tras los hechos, se esperaba encontrar barricadas policiales en la entrada de la comisaría, pero lo que se observó fue un sitio donde algunos funcionarios se encontraban conversando o reposando tranquilamente, unos con chalecos antibalas y otros no, actuación que justificó un efectivo que prefirió mantenerse en el anonimato. “No podemos poner un fuerte aquí luego de lo que pasó, no podemos generar incertidumbre”, acentó.  

Los Hechos

IMG-20160407-00069El pasado miércoles 6 de abril alrededor de las 3 de la madrugada los reclusos de los calabozos del Cicpc subdelegación El Valle abrieron un boquete en una de las paredes de las celdas, primero salieron tres detenidos por medio de las láminas del techo raso, logrando ingresar a una de las oficinas donde hurtaron tres armas de fuego calibre 9 mm y chalecos antibalas, después los demás faltantes simularon que uno de los detenidos estaba enfermo y pidieron una pastilla. Un efectivo se aproximó al calabozo para dársela y estos comenzaron a dispararles.

En el tiroteo resultaron muertos tres efectivos: La detective Yetsenia Alexandra Dávila Villegas (22), el detective Franklin Georanni Ramírez Mundarain (25) y el aprendiz Jesús Enrique Sáenz Domínguez (26). Los familiares de los funcionarios  fallecidos recibieron los ascensos post morten.

El jefe de la subdelegación de El Valle, comisario Jorge Cordero, le informó a El Cooperante que más de 400 funcionarios están desplegados en la Gran Caracas buscando a los fugados y que hasta el momento no han capturado a ninguno de ellos.

 

Comentarios

comentarios