article-thumb
   

Clap, el resugir de los “soviets”: Denuncian que marcan con “0” casas de opositores

El Cooperante

ABC.- Con todo el poder que ha otorgado a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) el presidente Nicolás Maduro ha resucitado los soviets soviéticos, un modelo comunista que todavía persiste en Cuba con los “CDR” y que en Venezuela han comenzado con mal pie por los escándalos que han generado.

Los recién creados Clap van a controlar ahora la distribución del 70% de los alimentos básicos, por los que los venezolanos hacen interminables colas ante los supermercados. La medida ha sido criticada por los empresarios y los políticos de la oposición, reseñó ABC.

Maduro ha ofrecido inversiones millonarias para poner en marcha los cuestionados Clap. Hay más de 15.000 Clap en el país, “y voy a seguir invirtiendo recursos en fortalecerlos para garantizar el abastecimiento”.

Los Clap son organizaciones comunales designadas por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) que van a distribuir una bolsa de comida a precio regulado con un kilo de espagueti, un kilo de harina de maíz, una bolsa de leche en polvo, a veces un paquete de arroz, y aceite.

Un arma política

El Psuv informó de que se distribuirá una bolsa de comida al mes por hogar. Resulta que los 15.000 Clap designados por Maduro no pueden cubrir las necesidades de los siete millones de hogares que existen en el país. “Los que viven solos y los que no son chavistas están excluidos”, dice el partido gobernante. Además en el censo que hacen en los barrios populares marcan con un “0” las casas de los opositores, según denuncian los vecinos en las redes sociales.

La bolsa de comida se ha convertido en un arma política en manos de los Clap, inspirada en los soviets de Lenín y Stalin. Esa forma de discriminar políticamente y someter a la hambruna a los que piensan distinto es admitida descaradamente y sin ningún rubor por la nomenklatura chavista.

El miembro del Estado Mayor de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, Freddy Bernal, afirmó que los Clap tienen objetivos políticos definidos y uno de ellos es “evitar que nos tumben”.

Pretenden hambrear a nuestro pueblo. La primera tarea es enfrentar el contraataque de esa guerra económica y evitar que nos tumben. Hay que decirlo. Dicen que los Clap son instrumento del partido. No, son un instrumento político, para hacer política en el alto sentido de la palabra”, precisó Bernal en el programa El Desayuno de VTV.

La situación se exacerbó a partir del martes 2 de junio, cuando se conoció que la venta de alimentos a la población ya no la realizarán las cadenas privadas de supermercados, como es lo normal, sino los Clap. A través de las redes sociales se ha visto cómo vehículos que transportan alimentos han sido saqueados antes de llegar a los puntos de distribución.

Comentarios

comentarios