article-thumb
   

Así nos ven en el imperio: New York Times relata la crisis hospitalaria en Venezuela

Eileen Garcia

El Cooperante.- El día había comenzado con los riesgos habituales: la escasez de antibióticos, soluciones intravenosas y alimentos. Luego, un apagón eléctrico se extendió por la ciudad y los respiradores de la sala de maternidad dejaron de funcionar. Para las primeras horas de la mañana, tres recién nacidos ya habían muerto.

Durante horas los médicos mantuvieron vivos a los recién nacidos enfermos bombeando manualmente aire en sus pulmones. Al caer la noche, cuatro más habían fallecido. “La muerte de un bebé es nuestro pan de cada día”, dijo al diario The New York Times, Osleidy Camejo, una médico cirujano que trabaja en Caracas.

Los doctores del Hospital Luis Razetti en Venezuela improvisan, con jarras y envases de plástico, para estabilizar a los pacientes
Los doctores del Hospital Luis Razetti en Venezuela improvisan, con jarras y envases de plástico, para estabilizar a los pacientes

Según la publicación, los guantes y el jabón han desaparecido de algunos hospitales. A menudo, los medicamentos, tantos para tratar el cáncer como otras enfermedades, solo se encuentran en el mercado negro. Hay tan poca electricidad que el Gobierno solo trabaja dos días a la semana para ahorrar la energía que queda.

En el caso del Hospital de la Universidad de los Andes, ubicado en el estado Mérida, no había suficiente agua para lavar la sangre de las mesas de operaciones. Los médicos se preparaban para las cirugías y tenían que limpiarse las manos con botellas de agua mineral.

José Villarroel, herido por una puñalada, esperó durante horas en un quirófano en la sala de emergencias del Hospital Luis Razetti, en Barcelona
José Villarroel, herido por una puñalada, esperó durante horas en un quirófano en la sala de emergencias del Hospital Luis Razetti, en Barcelona

Tasa de mortalidad aumentó más de cien veces en los hospitales públicos

Según un informe gubernamental divulgado por legisladores, la tasa de mortalidad entre los bebés de menos de un mes de edad aumentó más de cien veces en los hospitales públicos dependientes del Ministerio de Salud: superó el 2 por ciento en 2015 mientras que en 2012 se ubicaba en 0,02.

En la ciudad portuaria de Barcelona, dos bebés prematuros murieron recientemente mientras eran trasladados al principal hospital público porque la ambulancia no tenía tanques de oxígeno. En los hospitales la tasa de mortalidad entre las nuevas madres aumentó casi cinco veces en el mismo periodo, según el informe.

Comentarios

comentarios