article-thumb
   

De Pdvsa al BCV: Las 8 empresas venezolanas que están bajo la lupa en Estados Unidos

El Cooperante

Caracas, 10 de octubre.- El Gobierno de Nicolás Maduro estaría utilizando las instituciones del Estado como Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el Banco Central de Venezuela (BCV), para lavar dinero proveniente de la corrupción y de la industria criminal, según se desprende de las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades de los Estados Unidos.

Lea también: Los negocios “sucios” de la empresa de Manuel “Coko” Sosa con Pdvsa (+Fotos)

Las averiguaciones son el tema central de las discusiones que tienen lugar en el Departamento de Estado y que apuntan a la posible designación de Pdvsa como una industria criminal debido a que ha sido usada por más de una década para blanquear grandes montos de dinero que han entrado al sistema financiero norteamericano y luego han sido desviados a varios paraísos fiscales, publicó la periodista Maibort Petit en Venezuela al Día. 

Otros entes gubernamentales que están bajo la lupa federal son los siguientes: Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Banco Económico y Social Venezolano (Bandes), Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), Suministros Venezolanos Industriales, CA (Suvinca), Banco de Comercio Exterior (Bancoex) y la Compañía Nacional de Telecomunicaciones (Cantv).

Estados Unidos ha puesto en marcha una serie de políticas para frenar los métodos que el gobierno venezolano utiliza para blanquear capitales en el sistema financiero norteamericano. Las últimas sanciones del Departamento del Tesoro y las alertas hechas por el Fincen responden a la lucha de las autoridades estadounidenses para atacar el problema que han generado en EEUU la corrupción generalizada de los funcionarios venezolanos.

Es tanto el dinero que se está blanqueando que las autoridades norteamericanas identificaron unas “banderas rojas” que pueden ayudar a las instituciones financieras a identificar actividades sospechosas que puedan ser indicativos que se está frente a un caso de corrupción  de funcionarios venezolanos, incluyendo el abuso de los contratos del gobierno, las transferencias bancarias de corporaciones y las adquisiciones de bienes raíces en las regiones del sur de Florida, en Nueva York y en Houston.

El gobierno de los Estados Unidos ha advertido a los bancos sus obligaciones de monitorear, detectar y reportar tal conducta, de tal manera de frenar dichos mecanismos que han infectado el sistema financiero norteamericano con dinero de origen ilegítimo.

Comentarios

comentarios