article-thumb
   

“Designios de Dios son perfectos”: Admiten unión de mujeres usando identidad legal

Christhian Colina

El Cooperante.- Francheska Romero -nombre legal: Jesús Romero- y Erlinda Zambrano tienen seis años juntas, han tenido que luchar para defender su relación a capa y espada en una sociedad venezolana que está marcada por críticas y todavía tabúes.

Francheska con 27 años y Erlinda con 29 años de edad se encuentran en un momento pleno de su vida y es que esperan a un bebé que nacerá bajo el acobijo del registro civil de Chacao, lugar en el que legalizaron su relación de concubinato, luego de que Romero mostró su cédula de identidad de sexo masculino.

A tan solo dos meses se convertirán en madres de Joshua Sebastián Romero Zambrano, a quien afirman colmarán de amor y protegerán del bullying. “Los designios de Dios son perfectos”. Joshua fue el principal motivo para legalizar la relación, a pesar de la negativa de las leyes, decidieron darle la espalda a los códigos civiles, incluso a la misma cédula de identidad, donde se registran como identidades legales los nombres de Jesús Enrique Romero Franco y Erlinda Coromoto Zambrano Rodríguez, sexo masculino y femenino, respectivamente.

Odisea para legalizarse 

Una prueba de embarazo cambio el escenario de las mujeres ya que comenzó a surgir su temor de que no pudieran reconocer a su hijo, por ello decidieron legalizarse su concubinato ante un registro civil de la entidad caraqueña.

Para ello, acudieron a varios registros del centro de Caracas, luego se dirigieron hasta Sabana Grande y La Bandera, donde se burlaron de ellas. Siempre  le dieron la misma respuesta: “dos mujeres no se pueden casar”. La cédula de identidad de Romero era ignorada, a pesar de que legalmente todavía tenía marcado sexo masculino.  “Nos llegaron a decir que no se podía porque ella tenía modificaciones físicas, implantes”, comenta Zambrano.

El último intento lo hicieron ante la diputada de Voluntad Popular (VP), Tamara Adrián, quien lleva su cruzada particular por el reconocimiento de la comunidad de Lgbti (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales). La abogada las remitió a Chacao, donde fueron atendidas por el concejal Diego Scharifker, quien admitió que se encontró con cierta reticencia, pero menos de la que esperaba. En Chacao las dos mujeres pudieron lograr su cometido y legalizar su unión. 

Hoy solo se preocupan por el nacimiento de su hijo y esperan que no sea objeto de criticas por parte de la sociedad venezolana, reseñó Panorama.

Comentarios

comentarios