article-thumb
   

Despiden a 126 trabajadores del Banco Bicentenario por apoyar el revocatorio

El Cooperante

El Cooperante.- Tras las declaraciones hechas por distintos voceros del gobierno, incluyendo al presidente Nicolás Maduro, se dio inicio a una persecución en contra de los funcionarios públicos que estamparon su firma en favor de activar el referendo revocatorio propuesto por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Lea también: “Empleados públicos de confianza tienen 48 horas para dejar el cargo por apoyar el RR”

Un total de 126 trabajadores del Banco Bicentenario fueron apartados de sus cargos, así lo informó Dick Guanique, miembro del comité ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela y dirigente del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato.

Los jefes citaron al personal y los conminaron a retirar su firma para el revocatorio y de no hacerlo les exigirían la renuncia. Frente a la negativa de los trabajadores, procedieron a despedirlos por deslealtad a la revolución“. Indicó que “los gerentes del Banco Bicentenario mostraron a los trabajadores la lista de los firmantes, la cual fue cotejada con la información de los electores que el Consejo Nacional Electoral proporcionó al PSUV”.

Según reseña El Nacional, la mayoría de los despedidos provienen de oficinas en de Caracas, Anzoátegui, Lara y Zulia. Los empleados asistieron a la inspectoría del trabajo para exponer sus casos y exigir el reenganche debido a que el despido fue de manera injustificada, en este caso por motivos políticos, violando así lo establecido en la Constitución, Ley del Trabajo y distintos convenios de la Organización Internacional del Trabajo.

Caso similar es el de al menos 200 empleados del  Servicio Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). “Me botaron hace dos meses, cuando me faltaban dos años para la jubilación. Mi hoja de servicios es impecable y con la firma para el revocatorio ejercí un derecho constitucional” denunció una persona que prefirió mantenerse en el anonimato.

Susan Estela Kohler, trabajadora en el área de informática grado 14 del Seniat afirmó que fue despedida cuando se disponía a reincorporarse tras el goce de sus vacaciones. “La Constitución nos ampara. No pueden botar trabajadores porque piensen diferente. Si nuestra decisión es revocar deben respetarla“.

Así mismo refirió que entre las personas que quedaron desempleadas se encuentran algunos con un delicado estado de salud. “Hubo una persona que la llamaron para entregarle la discapacidad y en la presentación le dijeron que se trataba de la notificación de despido“.

Comentarios

comentarios