article-thumb
   

Despiden a joven con discapacidad visual por apoyar el RR: “Me dijeron malagradecida”

Eileen Garcia

Prensa Unidad.- Greymar Díaz, quien vendía en una carreta ubicada en un parque administrado por el Estado, denunció que no le fue renovado el contrato porque firmó a favor de la activación de referendo revocatorio.

Díaz, quien es discapacitada visual, explicó a Prensa Unidad Venezuela que la decisión de sacarla del parque le fue comunicada por el gerente, quien, entre otras cosas, la calificó de “malagradecida porque cómo era posible que yo estaba firmando en contra de quien me estaba dando trabajo, que en este caso es el Estado”.

No obstante, la joven de 27 años precisó que ella pagaba alquiler por estar en el parque y que la carreta que usa para vender sus productos fue construida por su familia. “Eso corrió por mi propio gasto. Nosotros tuvimos que armarla, construirla, de hecho es un negocio familiar”, manifestó Díaz, quien agregó que solo le dieron 48 horas para retirar su local del parque.

Agregó que toda su familia está en la misma situación que ella. Precisó que tiene cuatro hermanos, y solo uno de ellos trabaja en otra cosa. “Él nos ayuda con lo que puede, porque tiene su familia (…) Es difícil la situación que estamos viviendo, a veces podemos comer una vez al día, a veces podemos comer dos veces”, indicó.

Aseguró que aunque insistió en que le devolvieran el puesto y le renovaran el contrato para poder mantenerse económicamente, la única respuesta que consiguió fue negativa.

Cree que es “muy injusto que pregonen (desde el gobierno) una cosa que no hacen. Supuestamente todos tenemos derecho al trabajo y ellos me lo han cohibido simplemente por pensar diferente”.

Díaz, quien tuvo que abandonar sus estudios de Educación por la difícil situación que vive, aseguró que firmó por el referendo revocatorio porque siente que “el país va de mal en peor”.

“La situación económica está difícil para todo el mundo, nada más el simple hecho de que salgas la calle y no consigas comida ya es, para mí, una razón suficiente. Aparte vas a un hospital y no hay buenas atenciones, es decir, nada más ver la situación que está viviendo el venezolano es suficiente para decir no estoy de acuerdo con este gobierno”, manifestó.

Considera que en su caso hubo exclusión y no inclusión. Aseguró que no es a la única persona que le pasó eso, solo que las demás no quieren hablar. “Independientemente de que tenga discapacidad o no tenga, porque esto no me está pasando solamente a mí, lo que pasa es que hay mucha gente que está callada, y ellos simplemente te están discriminando, ni siquiera por tu discapacidad, sino por no apoyar a este gobierno. Conozco a varias personas que no han querido dar declaraciones, no han querido hablar. Si ya nos quedamos sin trabajo, a qué le tenemos miedo”, enfatizó.

Comentarios

comentarios