article-thumb
   

Dilma Rousseff está triste porque verá la ceremonia de los Juegos Olímpicos desde su casa

Zolanda Patino

Efe.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, suspendida de sus funciones por un juicio de destitución, confesó que se siente “triste” por no asistir este viernes al estadio Maracaná para la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos.

Lea también –Senado brasileño ignora “tregua olímpica” y avanza hacia la destitución de Dilma Rousseff

“Estoy triste por no asistir a esa fiesta en vivo y con colores, pero estaré acompañando y apoyando a Brasil“, escribió Rousseff en su cuenta en la red social Twitter este viernes, unas horas antes del acto que reunirá a decenas de jefes de Estado y de Gobierno, entre muchas otras autoridades.

El Comité Olímpico Internacional (COI) la había invitado, así como a su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, pero ambos decidieron no asistir a la ceremonia en que el presidente Michel Temer, que sustituye en forma interina a Rousseff, declarará abiertos los Juegos Olímpicos.

“Participé desde el inicio para traer los Juegos Olímpicos a Brasil. No voy a participar como espectadora de un acto del cual fui protagonista”, explicó Rousseff unos días atrás sobre su decisión.

En una entrevista reciente, también dijo que se siente “madre de estos Juegos” y apuntó que Lula es “el padre”, pues fue durante su gestión cuando Río de Janeiro obtuvo la sede del evento.

Comentarios

comentarios