article-thumb
   

Dilma Rousseff mantendrá escoltas, salarios y residencia oficial mientras esté fuera

Christhian Colina

Efe.- La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, tendrá derecho a usar la residencia presidencial y a otras prerrogativas, como el salario y un equipo de seguridad, mientras permanezca apartada del cargo, tras la decisión este jueves del Senado de abrirle un juicio político destituyente.

Lea también – “Se está cometiendo una injusticia histórica”: Dilma dice que decisión del Senado es un golpe

Las prerrogativas a las que tendrá derecho la jefe de Estado apartada del cargo por 180 días, período en que el vicepresidente Michel Temer asumirá la Presidencia, constan en la notificación que el Senado le entregará este jueves mismo para informarla de que se le abrió un juicio político, publicada en el Diario Oficial del Senado.

“Durante el período (de suspensión) mantendrá las prerrogativas del cargo relativas al uso de la residencia oficial, la seguridad personal, la asistencia de salud, el transporte aéreo y terrestre, la remuneración y el equipo al servicio del Gabinete Personal de la Presidencia”, según la notificación.

Lea también – ¡Cayó otra amiga! Senado de Brasil aparta del poder a Dilma Rousseff por al menos 6 meses

La dirigente del ahora opositor Partido de los Trabajadores (PT) ya inició, antes de que el Senado la separase del cargo, el transporte de sus pertenencias particulares desde el Palacio de Planalto, la sede del Gobierno, hasta el Palacio de la Alvorada, la residencia particular de los gobernantes, donde ha dicho que se acuartelará.

Una de las prerrogativas le permite a la presidenta suspendida usar aviones de la Fuerza Aérea Brasileña para sus viajes. En la notificación que recibirá Rousseff, será informada de que, a partir del momento en la que la reciba, “será instaurado el proceso de inhabilitación por crímenes de responsabilidad” y de que quedará “suspendida de las funciones de Presidente de la República hasta la conclusión del juicio en el Senado o hasta que finalice el plazo de 180 días”.

Lea también – Suspensión de Dilma en Brasil supondrá un golpe de timón al chavismo de la región

La presidente suspendida recibirá el documento de manos del primer secretario de la Cámara Alta, senador Vicentinho Alves, cuya visita al Palacio de Planalto está prevista para horas de la mañana de este jueves. Alves, en declaraciones a los periodistas, afirmó que por respeto a la gobernante entrará a la sede de la Presidencia por el garaje y no por la puerta principal.

Agregó que inmediatamente después se dirigirá al Palacio de Jaburu, residencia de los vicepresidentes, para entregarle la respectiva notificación a Temer.

Comentarios

comentarios