article-thumb
   

“Fuera Dilma” vs. “No habrá golpe”: Diputados debaten impeachment a Rousseff

Daniel Santos

EFE.- La Cámara de Diputados de Brasil inició este domingo la sesión en la que sus 513 miembros decidirán si el proceso que puede llevar a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff avanza al Senado o termina en los archivos del Parlamento.

Lea también: ¡Ay Dilma! Corte Suprema rechaza solicitud de nulidad del Gobierno a juicio de Rousseff

El presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, declaró la sesión abierta “sobre la protección de Dios y en nombre del pueblo brasileño”, en medio de gritos de “Fuera Dilma”, coreados por los promotores del proceso, y del “no habrá golpe” del oficialismo.

635965201517968444wSe prevé que la votación acabará alrededor de las 21.00 hora local (19:30 hora Venezuela).

El escrutinio se hará en forma nominal y cada uno de los 513 diputados será llamado a manifestarse frente a un micrófono, según un orden geográfico determinado por los 27 estados del país.

Para que el proceso llegue al Senado, que tendrá la palabra final sobre la eventual apertura de un juicio político contra Rousseff, la oposición necesita una mayoría calificada de 342 votos entre los 513 posibles.

Brasileños se manifiestan a favor y en contra del Gobierno frente al Congreso

Frente a la sede del Congreso se han concentrado decenas de miles de personas, tanto contrarios al proceso como favorables a una posible destitución de la mandataria.

635965237099682487wLa sede del Parlamento se sitúa en la céntrica Plaza de los Tres Poderes, frente al Palacio presidencial de Planalto y el edificio de la Corte Suprema, en uno de los extremos de la avenida Explanada de los Ministerios, donde se concentra todo el poder público nacional.

El tránsito de vehículos en esa avenida está cerrado desde la mañana del viernes y sus amplios jardines centrales fueron divididos por una enorme valla, de casi un kilómetro de longitud y dos metros de alto, que separa a los manifestantes.

En el lado izquierdo, mirando hacia el Congreso, se ubicaron los movimientos sociales y sindicatos favorables a Rousseff, mientras que el derecho ha sido ocupado por quienes promueven la destitución.

La seguridad en esa zona ha sido reforzada por unos 4.000 agentes de la Policía, aunque las autoridades aseguran que otros 7.000 han sido acuartelados y estarán listos para “entrar en acción” si fuera necesario.

Si el proceso avanza, el Senado deberá pronunciarse y decidir si acepta las acusaciones e instaura el juicio político.

Comentarios

comentarios