article-thumb
   

“El 50% de los sobornos iban para Pérez Molina”, revela empresario implicado en estafa de “La Línea”

El Cooperante

EFE. – El empresario Salvador Estuardo González, uno de los 24 acusados de pertenecer a la red de corrupción aduanera bautizada como “La Línea” en Guatemala, detalló este martes, la participación del expresidente Otto Pérez Molina en la millonaria trama.

“El 50 por ciento de los sobornos iban para Otto Pérez Molina y para la exvicepresidenta Roxana Baldetti”, aseguró González frente al Juzgado de Mayor Riesgo B, en una audiencia para determinar si los 24 señalados van o no a juicio.

El empresario, quien presuntamente ocupaba un cargo medio dentro de “La Línea”, relató ante el juez Miguel Ángel Gálvez cómo conoció a Baldetti y Pérez Molina cuando ya estaban en el poder, y se convirtió en su operador dentro del ente recaudador de impuestos, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

“El pago que hacían los importadores (que utilizaban “La Línea”) no ingresaba al Estado. Ese cobro se entregaba al presidente y a la vicepresidenta”, confesó el implicado, quien puntualizó que en los papeles donde documentó los pagos identificó a Pérez Molina y a Baldetti con otros nombres.

“Fui yo quien identificó como 1 y 2 al presidente y la vicepresidenta para efectos de distribución del dinero”, añadió alias “Eco”, quien le explicó a Gálvez la organización completa de “La Línea”, incluida su implicación en la trama.

De acuerdo con la versión del acusado, la mitad de las ganancias en el fraude aduanero iban a Pérez Molina y a Baldetti, y dentro de ese mismo monto se repartían alrededor del 10 por ciento para él mismo y para Juan Carlos Monzón Rojas, secretario privado de Baldetti quien está prófugo desde el pasado 16 de abril.

González subrayó que el dinero para la pareja presidencial era entregado a Monzón Rojas, pero recalcó que se reunió con Pérez Molina en más de una ocasión para “asesorarlo” con el trabajo en la SAT, incluso en Casa Presidencial.

El empresario también recordó haberle entregado 50.000 quetzales (6.500 dólares) en efectivo a la exintendente de Aduanas, Claudia Méndez Ascencio, como parte de su tajada en la trama, pese a que la exfuncionaria aseguró la semana pasada entre lágrimas su inocencia en el escándalo, antes de ser enviada a prisión preventiva.

 

Comentarios

comentarios