article-thumb
   

“Vas a vivir”: Así reseña el diario El País el calvario de vivir en un país sin medicamentos

Eileen Garcia

El Cooperante.- Venezuela vive una de las peores crisis en toda la historia del país. Las muertes de personas por la escasez de medicina y por la crisis hospitalaria, cada día se incrementan.  Tal es el caso de Mildred Valero, quien intenta vencer el cáncer de mama en medio de un país sin medicamentos.

Los caminos para abrir un canal humanitario se han cerrado en Venezuela. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha anulado recientemente la ley especial para atender la crisis de salud aprobada el 3 de mayo por la mayoría opositora en la Asamblea Nacional, por considerar que la norma “usurpa” competencias del Ejecutivo en asuntos de relaciones exteriores.

Sin embargo, Sofía, una niña de siete años, se ha dibujado junto a su familia con un mensaje para su madre: “Vas a vivir”. Las pinturas de la hija de Mildred Valero, desplegadas en una habitación oscura de su casa en Caracas, reseña El país.

Para cumplir con la promesa hecha a su hija, Mildred y otras tres mujeres con cáncer de mama han fundado este año la Asociación Civil Conquistando la Vida. “Somos pocos, pero nuestra voz es la de miles”, reza el lema del grupo.

La asociación, que reúne a más de 60 mujeres y tres niños con cáncer, se organiza para solicitar a las autoridades medicinas, apelan a la solidaridad en las redes sociales y de momentos salen a las calles a manifestar con pancartas. En Caracas solo existen tres clínicas con equipos óptimos para hacer radioterapias, aseguran en esta asociación. Pero el panorama puede ser peor en el resto del país.

Las estanterías vacías de las farmacias evidencian una escasez de medicamentos que supera el 85%, según cálculos de la Federación Farmacéutica de Venezuela. Esta es una crisis anunciada desde hace cuatro años. En 2012, el país destacó en América Latina por hacer la menor inversión de su Producto Interno Bruto, apenas un 4,7%, en materia de salud, según informes del Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos.

Pero, el abastecimiento de medicamentos escapa de las fundaciones. En la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela no saben cómo ayudar a Luis Gerardo Block. Él necesita un trasplante de riñón, pero esta operación parece una quimera en este país por no tener un donante ni suficientes medicamentos para no rechazar el órgano.

La muerte ya ha empezado a golpear a las fundaciones. Jesús Leonett, uno de los miembros de Hepatitis C Venezuela, ha fallecido hace unos días por no tener acceso a los medicamentos. A Goncalves, que sufre del virus y de diabetes insípida, solo ha podido dedicarle unas palabras: “Vuela alto, querido amigo, y cuéntale a Dios lo que vivimos en Venezuela”.

Para leer más, ha click aquí.

Comentarios

comentarios