article-thumb
   

El desgarrador caso del niño que murió ahogado por parásitos intestinales en Bolívar

El Cooperante

El Cooperante.- “Cuando Christian, de 17 años, cargó a su hermano, supo que no se podía hacer nada. En un primer momento quizás vislumbró alguna posibilidad de salvarlo, de que viviera, pero cuando ya había salido de la casa, supo que cargaba un cadáver”, relata El Correo del Caroní.

Lee también: Una madre intenta cambiar a su bebé por dinero en el Zulia: otra mujer está implicada

Historias desgarradoras fueron relatadas por este portal donde el hambre, los parásitos, la muerte, y la falta de programas oportunos solventen la terrible situación de escasez y desnutrición que se vive en Venezuela.

El hermano de Christian, Kennedy, de 14 años, sordomudo y con trastornos de crecimiento, murió ahogado, pero no se tragó algo. Si no que los parásitos intestinales se lo fueron tragando, según reveló el informe de autopsia.

Por su parte, Milagros Castro, doctora del Pediátrico Menca de Leoni, sentencia que, “los parásitos en un niño mal nutrido son más. Son pacientes inmunosuprimidos y es más fácil que los parásitos los ataquen. Juegan en la tierra y allí está la mayoría de los parásitos”.

Mientras que Aketzali González, corrió con la misma suerte, estuvo entre módulos y hospitales de El Palmar y Upata hasta que, finalmente, la hospitalizaron en Guaiparo.

 “Cuando comenzó a botar algo por la nariz pensé que era el juguito o la vitamina que le maduraba esa gripe, pero, o sea, tenía un olorcito feo y no se me ocurrió traerla. Dicen que era una bacteria que agarró y que recogió allí por la desnutrición. Lo que pasa es que ella nunca quiso la teta y la leche la rechaza”, dijo.

Según el último Perfil Nutricional de Venezuela, del Instituto Nacional de Nutrición (INN), la desnutrición infantil se ubicó en 3,4 por ciento (en niños menores de 5 años). Sin embargo desde el 2014 no se publica.

El último informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) indica que una familia necesita 363 mil bolívares para comer. El bono de alimentación recién decretado por Maduro es de 44 mil bolívares.

Comentarios

comentarios