article-thumb
   

El punto que une las acusaciones de narcotráfico contra El Aissami, Cabello y los Flores

El Cooperante

Caracas, 17 de febrero.-  Las acusaciones contra el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, colocan a Venezuela de nuevo como uno de los países donde más se mueve el narcotráfico.  A la lista de acusados por dicho delito está también el diputado Diosdado Cabello y los sobrinos de la primera dama Cilia Flores, condenados el año pasado en una corte de Nueva York.

En el caso de Cabello, los señalamientos son basados en las declaraciones de Leamsy Salazar, exjefe de Seguridad del fallecido Hugo Chávez. El denominado “número dos” del chavismo lo ha negado incansablemente y ha asegurado que es parte de una campaña en su contra para desprestigiarlo y atacar al Gobierno Nacional.  Diosdado, a diferencia de El Aissami, no ha sido sancionado por Estados Unidos.

Lea también: El inquietante pasado de Tareck El Aissami con el narcotráfico que nadie olvida

“Qué cosas que eso está desde hace mucho tiempo, desde cuándo hace que sacaron eso de una especie de Cartel de los Soles, unos 10 u 11 años, y Diosdado Cabello no había parecido por ningún lado y ahora aparezco como jefe del cartel. Es una aberración más dentro de una patraña”, declaró en una oportunidad en el programa de José Vicente Rangel, transmitido por Televén.

El Aissami, exgobernador de Aragua,  fue sancionado esta semana por el Departamento del Tesoro junto a Samark López Bello, su presunto testaferro. El funcionario está envuelto en una polémica no solo por supuesto tráfico de drogas, sino además vinculado –según una investigación de CNN en Español– a una mafia de entrega de pasaportes venezolanos a terroristas de Medio Oriente, aunque esta acusación no está comprobada y no fue tomada en cuenta por las autoridades de Estados Unidos para sancionarlo.

Lo cierto es que El Aissami salió al paso y dijo: “Ante la infamia y la agresión imperialista: 1.- Moral intacta. 2.- Mayor firmeza y convicción antiimperialista. 3.- Mayor conciencia chavista. La verdad es invencible y veremos como se desvanecerá esta infame agresión. Ahora con más fuerza haremos irreversible nuestra revolución”.

En estos dos casos (Cabello y El Aissami), las pruebas que los incriminarían no han sido divulgadas ni mostradas a la opinión pública, hasta ahora hay sólo acusaciones. Por su parte, Efraín Antonio Campo Flores y su primo Franqui Francisco Flores de Freitas, los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, fueron hallados culpables  por planificar el envío de 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos. Los jóvenes fueron detenidos  en noviembre de 2015 en Haití, país donde  supuestamente iban a recibir 11 millones de dólares por organizar el envío de un primer cargamento de droga, pero fueron arrestados.

Lea también: Bernal, Carvajal y Rodríguez Chacín; los compañeros de El Aissami en la lista gringa OFAC

Pero en las tres acusaciones hay un denominador común: las Farc.   

Caso Cabello

A Diosdado se le adjudica de liderar el llamado “Cartel de los Soles”, desmentido por él en varias ocasiones.  Todo gira a una publicación del Wall Street Journal. El director del periódico ABC, Bieto Rubido, dijo a NTN24, que según declaraciones de Leamsy Salazar,  el supuesto cartel estaba introduciendo tonelada y toneladas de cocaína que elaboraba las Farc, reseña una información de El Nacional.

El Aissami

El director del Centro para una Sociedad Libre y SeguraJoseph Humire, escribió un informe publicado en el año 2014 donde analizó los nexos de Tareck El Aissami con grupos fundamentalistas islámicos, y afirmó que este hecho ya no es una hipótesis como lo fue hace 10 años, sino una realidad. El Aissami habría ayudado a carteles como los Zetas y las Farc en Colombia, para mover sus drogas y productos ilícitos y lavar dinero. Además, como ministro del Interior podría haber colaborado con terroristas.

Sobrinos presidenciales

Durante el juicio, fueron difundidos videos, transcripciones de conversaciones y fotos que revelaban a los sobrinos Flores  negociando  800 kilos de cocaína que sería enviada de Venezuela a Honduras, luego a México, por un total de 20 millones de dólares; el destino final sería EE.UU.  En una de las imágenes mostrada aparecía Campo Flores con cocaína, asegurando que ésta era proveniente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Departamento de Investigación de El Cooperante 

Comentarios

comentarios