article-thumb
   

En detalle: El mil millonario guiso cocinado por altos gerentes de Pdvsa Occidente

El Cooperante

Caracas, 29 de agosto.- Un presunto desvío multimillonario de crudo a través de un complejo esquema de uso de emulsionantes y agua forman parte de una investigación de inteligencia que avanza sobre las irregularidades detectadas en la División de Producción Occidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Lea también: “Los Químicos”, la banda de funcionarios que desgarra las finanzas de Pdvsa

Las irregularidades, que se vienen realizando desde 2010, abarcan desde la exportación de miles de barriles de petróleo con mezclas irregulares que hacen disminuir en la cantidad de crudo, hasta contratos firmados sin licitaciones, con el interés de favorecer empresas locales conectadas a los gerentes bajo investigación.

Según documentos de la investigación, la División de Producción de Pdvsa Occidente contrató la compra de millones de galones de llamados desemulsionantes, usados para separar el crudo de otras sustancias como agua salina, a fin de optimizarlo para su posterior refinación, a empresas que presuntamente no contaban con la capacidad de producir los químicos, y que por tal razón fueron pagados con sobreprecios de hasta 100 por ciento, generando decenas de millones en pérdidas.

Pdvsa Occidente pudo haber tenido pérdidas de 70 millones de dólares anuales, más de 500 millones de dólares entre 2010 y 2017, debido a operaciones irregulares en varios departamentos principalmente en el estado Zulia, de donde sale el mayor volúmen de petróleo de exportación. Al mismo tiempo, se estima que entre 2010 y 2017, Pdvsa gastó más de 150 millones de dólares en los contratos de desemulsionantes para el procesamiento de decenas de miles barriles diarios de crudo producidos en pozos petroleros del estado Zulia, que requieren de tratamiento químico.

Foto: EFE

Entre los responsables, la investigación apunta a la figura del gerente Juan Carrillo, subdirector de Producción Occidente; al gerente de Operación Integral de Plantas, Héctor Roque, y con la complicidad de César Valera, gerente de Oportunidad de Negocios. Concretamente, se señala a Carrillo de liderar al grupo de empleados de Pdvsa que “sabotean” la producción de firmas mixtas que trabajan con Pdvsa. Además de imponer la compra de químicos a firmas no calificadas y sin licitación, Carrillo presuntamente “desvía los barriles de petróleo en las fiscalizaciones y entorpece y obstaculiza los procesos” si las firmas no pagan los respectivos “sobornos”.

Le puede interesar: Citgo se exime de ronda de sanciones contra Pdvsa tras lobby con Donald Trump

Las investigaciones están enfocadas en el modus operandi propio de una mafia organizada, que presuntamente modifica las mezclas del crudo que es exportado particularmente desde las terminales de Puerto Miranda, el puerto petrolero más grande de Venezuela, y que llega a su destino de exportación con más agua de lo establecido en las especificaciones. Esto podría significar que parte del petróleo exportado de Puerto Miranda es sustituido por agua, quedando un remanente de crudo que se desvía para otros fines, generando pérdidas cuantiosas”, indicó el reporte.

De acuerdo a estimaciones preliminares, Puerto Miranda tiene una capacidad máxima de exportación de 1.5 millones de barriles diarios, a través de los 10 tanques de almacenamiento que tienen una capacidad máxima de 150.000 barriles cada uno. También se estima que por el puerto salen a diario una cifra mínima de 600 mil barriles de crudo. La cifra puede subir dependiendo de las metas de producción.

“Si se calcula una pérdida mínima de 1% de ese total por desvío de crudo, esto significan unos 6.000 barriles diarios de crudo que se pierde, un total aproximado de 200.000 de dólares por día, una cifra que supera los 70 millones de dólares al año”, indicó el reporte de inteligencia.

Foto: EFE

Según los investigadores, la banda dirigida por Carrillo “ha desarrollado un poder fuera de control y supervisión corporativa dentro de Pdvsa Occidente”, lo cual le ha permitido bloquear la participación de importantes proveedores de productos químicos altamente calificados como el conglomerado español Nalco, para favorecer empresas locales, como Tratamientos Químicos C.A., sin capital ni capacidad para atender la demanda de producción de la División. “El objetivo de Carrillo es simplemente posicionar a la empresa Tratamientos Químicos C.A. como el único proveedor autorizado de productos químicos para la División de Producción Occidente de Pdvsa, debido a sus conexiones e intereses con los propietarios de esa empresa”, indicó el reporte de inteligencia.

Lea también: ¡Ay, papá! Denunciaron nuevo caso de corrupción y lavado de Pdvsa en EEUU

Hasta ahora se ha establecido que Carrillo actúa también en coordinación con el gerente Héctor Roque en el saboteo, desviando el gas usado para inyectar presión a los pozos petroleros a fin de facilitar la producción de crudo, lo cual “ha generado la caída de la producción en más de 70 mil barriles diarios”, causando cuantiosas pérdidas. El grupo de funcionarios implicados en las irregularidades son apoyados por Adolfo Torres, empleado del departamento de Prevención y Control de Pérdidas, conocida como la policía de Pdvsa, que actúa como elemento de presión a las empresas mixtas.

Como parte de las investigaciones, el informe de inteligencia indicó que se examinan presuntas operaciones de colocación de dinero producto del robo de activos en cuentas dentro y fuera de Venezuela. También se investiga si Carrillo y su banda responden a intereses o actúan en connivencia con otros gerentes de más alta posición dentro de la estructura de Pdvsa Occidente.

Comentarios

comentarios