article-thumb
   

“Es prohibitivo hacerse un cariñito”: Revelan que clientela en salones de belleza cayó 80%

Christhian Colina

El Cooperante.- La actual grave crisis económica y fuerte escasez de bienes de primera necesidad está afectando a todos los sectores del país incluido a los profesionales de la peluquería, quienes expresaron como las barberías y salones de belleza se encuentran desolados al bajar el poder adquisitivo del cliente. Asimismo indicaron que ha habido un aumento enorme cercano al 300% en el costo de los productos que usan los estilistas para trabajar.

Gregorio Hernández, coordinador de la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios (Atraem) sector Estética y Belleza, explico que la disminución de la clientela llega a tales niveles que hace seis meses un estilista atendía 10 personas diarias y ahora llegan dos. “También hay que resaltar el alza en el alquiler de la sillas que pasaron de cinco mil semanal a 10 mil, trayendo como consecuencia que muchos profesionales del área hayan tenido que retirarse de sus puestos”, dijo.

Hernández señaló que el aumento de los productos de belleza ha sido descomunal, una cera en noviembre estaba en 700 bolívares ahora y está en 3.000 bolívares, la laca costaba 1.200 bolívares y paso a tener un precio de 3.000 bolívares. “Aquí nos vemos afectados nosotros y los clientes, tenemos que aumentar aunque no querríamos, casos como las manicuristas ya no pueden prestar el servicio por los altos costos, un servicio de uñas acrílicas está en 4.000 bolívares”, acotó.

El vocero acotó que el gremio ha perdido calidad de vida, ya que se va el dinero solo en pagar costos con muy poca ganancia. “Un decolorante está en 25 mil bolívares cuando antes estaba en 7.000 bolívares, con estos precios se han vuelto casi que prohibitivo en Venezuela acudir a un salón de belleza  y hacerse lo que llaman un cariñito”, acotó.

Calificó como error que el Gobierno Nacional califique los gastos en estética y belleza como algo no importante o superfluo, cuando en opinión de expertos la presencia y pulcritud están asociados al estado del ánimo de la persona. “El venezolano ante la escasez y el no poder arreglarse a entrado en un estado de depresión, algo que se refleja en los rostros cuando se sale a la calle, Una mujer que no puede pintarse su cabello o las uñas se siente triste y rinde menos en sus labores”, planteó según una nota de prensa.

Los cortes de cabello aumentaron de 500 a 1.200 bolívares

Luis Olmos, barbero, relató como en los últimos meses ha perdido clientes llegando incluso a tener que trabajar desde su casa ya que no puede costear el alquiler de una silla en salón de belleza. “No se consiguen hojillas y si las encuentras están en 120 bolívares siendo de mala calidad, ahora me toca pagar 40 mil mensual solo por alquiler, algo que esta fuera de mi alcance. Muchos hemos tenido que abandonar o trabajar por porcentaje, con un corte a 1.200 de broma se puede sobrevivir”, concluyó.

Comentarios

comentarios