article-thumb
   

“Ese monstruo tiene que pagar por lo que hizo”, dice familiar de niño asesinado por padrastro

Christhian Colina

El Cooperante.- Gritos de desesperación e impotencia estremecieron los oídos de los presentes en el velorio del pequeño Ángel Urdaneta. El niño de tres años que murió por una golpiza que le dio su padrastro, quien confesó, para más dolor, que había abusado sexualmente de él.

Lea también – “Se me metió el demonio”: Hombre violó y mató a su hijastro por cachos de su mujer

Este jueves solo se respiraban aires de tristeza en el barrio Villa Lossada, ubicada en Maracaibo, estado Zulia, donde vive la abuela materna del niño. Allí los parientes expresaban su dolor y recibían las condolencias. En la humilde vivienda estaba Wilmer Zambrano, padre biológico del menor. Su mirada también transmitía dolor.

Por este crimen está detenido el padrastro de Ángel Gabriel, Richard González Montiel, de 21 años. Desde la madrugada del miércoles lo llaman “el Monstruo de La Concepción”. La familia del menor dijo que tuvo que pedir dinero a vecinos y allegados para costear los gastos del entierro, realizado en la tarde de este jueves, en el cementerio El Edén, en La Concepción.

Ni un bolívar quisieron darnos los familiares de ese asesino para los gastos. Nos reclamaron que Richard estaba preso por nuestra denuncia y que por eso no nos darían nada”, afirmó una tía del pequeño, Neida González. “Ese monstruo tiene que pagar por lo que hizo, por todo el daño que le causó a nuestro Ángel y a nuestra familia”, narró la tía a Panorama.

Un vocero del Cicpc informó que el detenido reiteró lo dicho al momento de su aprehensión. Dice que golpeó al niño por una supuesta infidelidad de su pareja con un primo. En respuesta a este planteamiento, los familiares de la progenitora fueron claros: “Eso es falso. Richard es muy celoso”.

Con un nudo en la garganta, la abuela materna de Ángel, Maritza González, declaró que su nieto era feliz “ayudándola” en los quehaceres del hogar. Por último, indicó a Panorama que el agresor fue sorprendido hace dos años, sin ropa, en el cuarto de su hija. “Quiso violarla y nosotros lo evitamos. Luego, volvieron a encontrarse, pero solo volvió para desgraciarnos la vida”, concluyó.

Comentarios

comentarios