article-thumb
   

“Estamos para informar y lo que sentimos es miedo”: El periodismo en tiempos de crisis

Eileen Garcia

Eileen García.- “Periodismo”, es la palabra más subjetiva que puedo existir en el mundo. Gabriel García Márquez la define como “una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad”. Gilbert Keith Chesterton asegura que esta profesión “consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo”.

El ser periodista, (ángel o demonio, según el color del cristal con que se mire), es un oficio de hombres y mujeres que desde siempre han sentido la pasión enajenada de querer buscar y transmitir la verdad, cueste lo que cueste. Si a esto le agregamos un Gobierno Nacional alérgico a la prensa, la inseguridad y los grupos armados, la labor reporteril se complica aún más.

Leer también – ¡Pillado! Presidente de Servicios de Distrito Capital entre los atacantes de periodistas

En los últimos años, los comunicadores han sido víctimas constantes de esos actores que, día tras día, agobian a nuestra sociedad. “En Venezuela toda la información es diferida, ya que ningún medio de comunicación transmite en vivo nada de lo que esté pasando y desde que explotaron los medios digitales, los periodistas hemos visto una ventana abierta para informar desde la calle, que ni a la Guardia Nacional (GN), ni al Gobierno les gusta”, indica con gran ahínco Román Camacho, reportero de La Patilla, graduado en la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas.

Destaca que al salir a la calle, sólo lleva consigo su cámara y las ganas de informar, porque, entre risas asegura, que “ya estoy acostumbrado al gas” (bombas lacrimógenas). Una situación a la que no está muy acostumbrado, Reinaldo Mozo, periodista de Efecto Cocuyo, quien siempre carga una máscara antigas en su bolso. La misma que le causó algunos problemas el pasado 2 de junio en la avenida Fuerzas Armadas de Caracas, cuando un grupo armado lo acusó de intentar generar hechos violentos, sólo por tenerla.

Leer también – Colectivos agredieron y robaron a periodistas durante manifestaciones en la FF.AA.

“Cuando nos vieron el carnet de prensa nos acorralaron hacia una esquina y nos preguntaban (a Mozo y otra reportera) de qué medio de comunicación éramos y qué estábamos haciendo en el lugar, además de acusarnos de ser periodistas de la derecha (…) Solo le respondíamos que veníamos hacer nuestro trabajo. Como pudimos nos zafamos de ellos, sin tener otro inconveniente como, lamentablemente, les ocurrió a nuestros colegas. Uno se siente impotente ante esta situación. Nosotros estamos para informar y, lo único que sentimos es miedo porque realmente estamos solos”, afirma.

Periodistas acorralados por grupos armados
Periodistas acorralados por grupos armados

Mozo señala, que para el momento los efectivos de seguridad no hicieron nada para defenderlos, “solo estaban reprimiendo a las personas que protestaban por la escasez de comida. Pero en otra ocasión, cuando fui detenido por un guardia, yo le preguntaba cuál era el motivo del arresto y solamente me decía ‘son órdenes superiores’. Lo mismo ocurre cuando te impiden tomarle fotos a una cola y te responden ‘son órdenes superiores’”. A su juicio, la GN han perdido el respeto hacia la labor periodística desde hace mucho tiempo.

Inseguridad al acecho

Por su parte, Daniel Blanco, del sitio web Contrapunto, asegura que desde principios del año 2015, se están viviendo “muchos ataques de personas que no están identificadas con ningún movimiento político, sino que solo buscan objetos de valor”, sobre todo en las marchas. “Te sacan de los bolsos las memorias, cargadores, teléfonos, grabadoras, micrófonos, cualquier cosa que vean costosas, la hurtan sin que el reportero se den cuenta o  buscan arrebatar a la fuerza los equipos”, aseveró.

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (Ipys Venezuela) determinó, a través de su Informe Anual correspondiente al año 2015, que los doce meses fueron conflictivos para el ejercicio del periodismo, por cuanto, “se mantuvieron las agresiones de calle, los ataques a medios y periodistas. Se acentuaron las medidas de censura, el ocultamiento de cifras oficiales y las acciones de criminalización contra periodistas y defensores de Derechos Humanos, principalmente”.

Entre enero y diciembre de 2015, Ipys Venezuela registró 391 casos que acumularon 576 violaciones a la libertad de expresión. Estos hechos comprendieron 214 agresiones físicas contra periodistas y ataques a medios de comunicación, 195 casos de uso abusivo del poder estatal en materia de comunicaciones, 84 limitaciones de acceso a la información pública, 38 agresiones con el uso de normas vigentes, 31 casos de censura interna en los medios de comunicación, 8 casos vinculados a normas que dificultan la expresión y 6 incidentes de censura previa.

“Por tercer año consecutivo los ministerios y organismos gubernamentales, así como los cuerpos policiales, militares y de inteligencia protagonizaron la mayor cantidad de violaciones a la libertad de expresión”, reza el informe.


“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás es relaciones públicas”, George Orwell.


Comentarios

comentarios