article-thumb
   

“Estar preso es terrible y peor sabiendo que eres inocente”, habla el actor Armando Cabrera

Lysaura Fuentes

El Cooperante.- El actor Armando Cabrera quien estuvo 49 días en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), situado en El Llanito, y que ya ha acudido a las dos primeras semanas de un régimen de presentación de ocho meses habló este miércoles sobre su supuesta vinculación con el homicidio del transexual Keiduin Alexander Suárez, de 27 años de edad, hecho ocurrido el 14 de mayo en El Rosal.

Según las investigaciones del caso, el mencionado día, Keiduin fue empujado de una camioneta gris con un tiro en el pecho. Presuntamente un vigilante lo auxilió y luego otro transexual apodado como “la Guara” trasladó a la víctima hasta Salud Chacao, lugar donde murió. “La Guara” fue la que dijo a las autoridades que la víctima antes de morir nombró al actor Armando Cabrera.

Yo defiendo mi inocencia a ultranza”, detalla Cabrera. “Sobre mí se dijeron como cuatro versiones. Que me había defendido de un atraco, que era un crimen pasional (…), lo cierto es que esa noche yo estaba en mi casa durmiendo. (…) Mi celular estaba aquí, mi carro estaba aquí y eso se comprueba por el Cicpc. No tengo una camioneta gris como lo señalaron y jamás en mi vida he tenido un revólver, los únicos que he tocado han sido en la obras y en las novelas”, dijo a El Universal.

“Lo que yo creía que había sido una maldición, que fue la fractura de un brazo en un atraco, me salvó también. Tuve 60 días con un yeso, hasta principios de mayo, y para el momento del crimen no podía manejar ni ¡imagínate! forcejear o empujar a un hombre. Tenía la mano atrofiada y todavía voy a rehabilitación. Esa noche me quedé en mi casa y fue en la noche siguiente cuando me llamaron para avisarme todo”, dijo.

Cuando recuerda la cárcel su ánimo se altera. “Estar preso es terrible, pero estar preso sabiendo que eres inocente es peor”. Relata que durante aquel mes y medio marcó cada uno de sus días con una raya, como hacía Edmundo Dantés en El Conde de Montecristo. Además, relata, este fue un lugar para volver a la literatura. “Leí 16 libros que me salvaron. Leí La sombra del viento, Riña de gatos, Los soldados de Salamina, Historia del Rey Transparente, (…) con ese conocí el concepto de la compasión, la única palabra por la que no se mata”, planteó.

Este viernes, Cabrera volverá a los escenarios para sustituir a su amigo Marcos Moreno en una función de la obra Soltero, casado, viudo y divorciado en La Quinta Bar. Aunque del gremio actoral solo ha recibido manifestaciones de apoyo ante el caso, concluye: “No sé qué va a pasar cuando suba de nuevo al escenario. Supongo que otros proyectos vendrán con mis amigos directores, pero por ahora no pienso en eso, lo que quiero en mi vida es paz”.

Comentarios

comentarios