article-thumb
   

Exembajador de Venezuela en Bogotá: “Cierre de frontera no necesitaba tanto tiempo”

Christhian Colina

El Cooperante.- El exembajador de Venezuela ante Colombia, Pavel Rondón, afirmó que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro “está apartado” de lo que pregona sobre integración y unión latinoamericana, por cuanto por casi un año ha mantenido cerrada la frontera con Colombia, pese a que es miembro de Mercosur, Unasur y Celac.

Para que un camión, una lancha o cualquier vehículo pasen por las trochas o los caños tiene que ser con complicidad de funcionarios o que los pasen los mismos funcionarios, pero por estas conductas de algunos de algunos de sus miembros  no  debe calificarse a toda la Fuerza Armada Nacional. Esperemos que la acción del Ministro de la Defensa en su nueva responsabilidad se dirija hacia ese flagelo y se detecte no solo a quienes están en los escalones inferiores, sino a todos los niveles”, dijo al ser increpado por la influencia de la corrupción en la problemática fronteriza.

A su juicio, la medida presidencial no “debió extenderse por tanto tiempo” y aún está a la espera de que el Ministro para la Frontera de Paz ofrezca un balance de la situación. “Constantemente se ha dicho que el modelo económico socialista con el venezolano son contradictorios al modelo capitalista colombiano y eso es lo que ha generado el contrabando y el bachaqueo. En Venezuela, no hay un modelo socialista, hay aspiraciones de diseñar un modelo socialista del siglo XXI y todavía no se ha definido un concepto, (…) en los municipios fronterizos tanto del Táchira como de Zulia son los más grandes del país, por lo que no se les puede imponer un sistema económico porque los dos son polos negativos, tanto el sistema venezolano como el colombiano”, acotó en una entrevista publicada por Panorama.

Asimismo, destacó que el cierre de la frontera ha permitido que la reducción de los bachaqueros en la zona, porque al intentar extraer productos venezolanos se encuentran con el despliegue de las fuerzas militares. “Debemos pasearnos por la visión real de la frontera, ya que en Caracas y Bogotá muchos funcionarios ven la frontera con Colombia como las de Europa, donde países con idiomas distintos empezaron dos guerras mundiales y otras entre ellos mismos a través de varios siglos, eso genera fronteras de desconfianza. Cito un ejemplo, el mes pasado el Gobierno polaco creó una unidad paramilitar con 30 mil hombres ante la posibilidad de un ataque ruso, aquí hay quienes solo ven desconfianza en la frontera con Colombia”, sostuvo.

Por último, propuso un Plan de Desarrollo Social Fronterizo Colombo-Venezolano para salir del patrón de seguridad y comercio para pensar y actuar en la frontera. “Pensar  en los ciudadanos, en que si se atienden sus necesidades básicas de alimentación, salud, educación, vivienda y transporte se crea un ambiente menos propicio para el delito”, explicó.

Comentarios

comentarios