article-thumb
   

Decreto de Arco Minero viola derechos humanos y amenaza la economía del país

El Cooperante

Juan José Mollegas.- En la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO), se extrae y comercializan materias primas como la bauxita, cobre, diamante u oro, sin ningún estudio adecuado de impacto ambiental o sociocultural en la zona, lo que se traduce en daños profundos. Así lo expresó la ingeniera Yezenia Frontado, activista de la organización no gubernamental Vitalis.

En un trabajo publicado por Amnistía Internacional, se reseña que para el actual gobierno, prima la visión a corto plazo en la búsqueda de divisas, lo que compromete derechos ambientales, humanos, destruye medios de subsistencia y otros recursos económicos.

Por su parte la directora de investigación y desarrollo de Provita, Tina Oliveira, señala que la explotación del AMO, tiene terribles implicaciones debido a su gran extensión, pues lleva consigo cambios en la cobertura vegetal, es decir, deforestación y eliminación de otros ecosistemas no boscosos, cambios en el curso de los ríos, así como en su calidad del agua, aumento de las emisiones de contaminantes para la atmósfera, el agua, el suelo y el subsuelo, contaminación de las especies y su extinción. Todo ello repercutirá negativamente en la economía y recursos del país, que ya ha vivido las graves consecuencias de la sequía –traducida en falta de agua y dramáticos cortes eléctricos–, fenómeno que se acrecienta con la deforestación y que por tanto puede llegar a tener dimensiones catastróficas.

La contaminación de la fauna también debe tenerse en cuenta, Yezenia Frontado, agrega que muchos procesos de extracción de minerales usan productos químicos, como ácidos y cianuros, que los peces terminan consumiendo y pasan a formar parte de la cadena alimentaria llegando a los seres humanos con consecuencias como enfermedades “que pueden llegar a ser graves y mortales”.

Comentarios

comentarios