article-thumb
   

Fedecámaras: La guerra económica es un pretexto para responsabilizar al empresario

Eileen Garcia

El Cooperante.- El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, aseguró que la actual crisis económica que agobia al país, es producto de un modelo económico caracterizado por el intervencionismo y un comportamiento hostil frente al sector privado por parte del Gobierno y aseveró que “el socialismo del siglo XXI no ha servido absolutamente para nada”.

En una entrevista para El Tiempo, Martínez indicó que “Venezuela vive un proceso creciente de encarcelamiento de su economía” lo que ha generado un deterioro de las empresas. “En la medida en que se han venido afectando a las empresas, hemos comprometido severamente muchas líneas y las cadenas productivas están severamente distorsionadas”, dijo.

Afirmó que en la actualidad las pocas empresas que están en operaciones están trabajando a 50% de su capacidad instalada, por la falta insumos y materias primas. Al preguntarle sobre los sectores más afectados, expresó. “En la agricultura se están perdiendo campos por completo porque no se siembra (…) En el caso del comercio, muchos han tenido que cerrar porque no tienen mercancías que vender. Los impactos son de diferentes magnitudes en cada uno de los sectores, pero el nivel de afectación es igual de grave”.

“Para nosotros el tema de la guerra económica es solo un pretexto para intentar transferirle la responsabilidad al sector empresarial. Ese tema no genera confianza y aleja la inversión privada. El Gobierno tiene que encarar la crisis en la justa dimensión y no estar buscando culpables”, agregó.

“Esos 14 motores no ataca la raíz de los problemas económicos”

Con respecto a los 14 motores de la producción, propuesto y actualmente llevado a cabo por el Ejecutivo Nacional, dijo que “lo único que hemos tenido son unas restricciones y unas distorsiones gravísimas en la economía y en el aparato productivo”.

“De allí lo único que ha salido son medidas de forma gradual y en estos momentos consideramos que la gradualidad no es conveniente para la magnitud de la crisis que vivimos. En la medida en que sean más lentas las tomas de decisiones para el abordaje de los problemas del país, el impacto va a ser más severo sobre todos los ciudadanos y consumidores del país”, sentenció.

Para leer la entrevista completa, haz click aquí.

Comentarios

comentarios