article-thumb
   

Tim Kaine, el vicepresidente de Hillary Clinton al que Latinoamérica le cambió la vida

Christhian Colina

Efe.- Tenía poco más de veinte años, estudiaba leyes y decidió dejarlo todo para irse a Honduras, a una pequeña escuela dirigida por jesuitas españoles y estadounidenses que buscaban hacer el mundo un poco mejor. Lo que no sabía aquel joven es que ese viaje le cambiaría la vida. Ni que algo más de 30 años después, estaría a un paso de ser vicepresidente de Estados Unidos, junto a Hillary Clinton.

Lea también – “Es un optimista implacable”: Hillary anuncia al senador Tim Kaine como su vicepresidente

Cuando Tim Kaine llegó al país centroamericano, en 1980, atravesaba esas dudas existenciales que acucian a temprana edad sobre el futuro y la vida, pero “una pequeña voz interior”, arraigada en sus creencias católicas, le impulsó a tomar un respiro en sus estudios de derecho en Harvard para averiguarlo. “Traviesos, enérgicos y llenos de sueños” recuerda Kaine a esos adolescentes, de unos 14 años, a los que enseñaba carpintería y otras técnicas manuales en la escuela “El Progreso”, mientras que aquellos jesuitas que “habían elegido servir a los más pobres entre los pobres, lejos de sus hogares” se convirtieron, en sus palabras, en su “modelo a seguir cuando necesitaba una dirección”.

Allí aprendió español, pero además creó un fuerte vínculo con la región, una empatía especial con el continente que luego, como senador y miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, defendería desde su escaño. Comenzó en el mundo de la política en 1995, como concejal del ayuntamiento de Richmond (Virginia), y desde entonces ha centrado su carrera en el servicio público, después como alcalde de esa ciudad, para luego convertirse en vicegobernador y gobernador de su estado, y acabar, en 2012, en el Senado de Estados Unidos.

Esa dilatada experiencia en política ha sido una de sus fortalezas para llegar este viernes a ser el elegido por la aspirante demócrata a la Presidencia, Hillary Clinton, como su compañero de fórmula, y es que además de ser un experto conocedor de la política nacional, también está involucrado en Defensa, a través del Comité de Servicios Armados del que forma parte. Entre sus últimas batallas, y trabajando en conjunto con senadores republicanos como el excandidato a la Presidencia John McCain, ha tratado de dotar de nuevos poderes a la Casa Blanca para poder luchar contra el yihadista Estado Islámico (EI), pero siempre sin el envío de tropas sobre el terreno.

En sus años en la Cámara Alta, no ha dudado en involucrarse en la defensa de los inmigrantes dentro del país, tratando de legislar y apoyar a los indocumentados y haciendo gala de sus conocimientos de castellano para dirigirse a la comunidad latinoamericana que vive en Estados Unidos. No es raro verle por los pasillos del Senado rodeado de una nube de periodistas de habla hispana tratando de arrancarle unas declaraciones en su fluido español, rareza entre los congresistas sin raíces latinas, en el que no teme expresarse.

Esos conocimientos, como su especial comprensión sobre el vínculo que tiene España con Latinoamérica, y a su vez, con Estados Unidos, le han llevado a presidir el Consejo Estados Unidos-España, por el lado estadounidense, acompañando, sin ir más lejos, a los Reyes en su visita oficial por el país el pasado año.

Casado con Anne Holton, actual secretaria de Educación de Virginia, desde 1984 y con quien tiene tres hijos, los que le conocen destacan de su personalidad un don especial para las distancias cortas, su cercanía. “Sabe darle un toque personal hasta al apretón de manos más rutinario”, cuenta a Efe José Parra, exasesor del líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

Aunque para algunos analistas ese lado apacible y cercano de Kaine podía resultar en su contra para ser elegido para el puesto que le ha sido brindado, especialmente en un ciclo electoral tan atípico y duro frente al republicano Donald Trump. Otros sin embargo consideran que también compensa el rostro frío con el que muchos votantes perciben a Clinton, cuyo esposo, el expresidente Bill Clinton, también recomendó que Kaine caminara al lado de la exsecretaria de Estado en su senda hacia la Casa Blanca.

Comentarios

comentarios