article-thumb
   

¿Ilusos? Economistas creen que Venezuela podría salir de la crisis en un año

Admin

Ana Rodríguez Brazón.-  Si se comienzan a hacer las cosas bien y quien dirija al país sea un Gobierno con una orientación diferente a la actual, en un año y medio Venezuela volvería a crecer para ser un país atractivo para la inversión, el crecimiento la generación de bienestar y sobre todo sin escasez ni alto costo de la vida, aseguró el economista José Guerra.

Para alcanzar ese horizonte es idóneo aplicar correctivos necesarios que según el economista Luis Oliveros, debieron tomarse en 2014 cuando el costo político era más bajo, pues  ahora no lo va a hacer porque se acercan los comicios parlamentarios. 

En 2016 el Gobierno va a tener una Asamblea Nacional en contra y las dificultades económicas multiplicadas por 10 o por 20. “El Ejecutivo Nacional tiene que dejar de pensar en la política como su obsesión y como su único objetivo mantenerse en el poder y ganar las elecciones. Tiene que pensar en los venezolanos”, sentenció Oliveros.

Tanto José Guerra como Luis Oliveros perciben que en Venezuela hay bastante consenso entre los economistas sobre lo que se debe hacer. La gran interrogante es cuándo y cómo, condicionados a una voluntad política de la cual carece el Gobierno Nacional.

Los especialistas piensan que con un cambio en las reglas del juego económico, el cual implique  entre otras prioridades, poner orden en materia fiscal y monetaria, desmontar controles y un arreglo institucional de calidad, Venezuela abandonaría la crisis que la afecta en la materia. Sin embargo, dicha aspiración requiere de voluntad política.

Guerra, quien también es candidato a la Asamblea Nacional, recordó que las principales propuestas de la plataforma opositora incluyen un aumento salarial de 50 %; medidas para reducir la inflación; que las empresas en manos del Estado, inactivas, sean transferidas al sector privado y un canje de deuda externa para tratar de librar al país de compromisos de corto plazo.

Otra medida es que se cancele parte de la deuda con los ámbitos comercial e industrial, a fin de restablecer el crédito, reiniciar el proceso de producción de bienes y servicios y con ello abatir la escasez.

Comentarios

comentarios