article-thumb
   

Comerse un perro caliente es un lujo en Venezuela: se sobrevive con puntos de venta

Vanessa Navas

El Cooperante.-  Un reporte de El Nacional, reveló que el poco valor del billete de más alta denominación de Venezuela y la inflación en el país llevan a otro problema: la dificultad de las operaciones financieras diarias. Para comprar un helado, los periódicos del domingo, un chocolate o llenar el estómago con comida rápida hay que tener gran cantidad de efectivo encima.

El dueño de un puesto de perros calientes en La California, destacó que “antes de tener el punto las ventas estaban muy bajas, pero luego de colocarlo subieron 40% en tres meses. Además, los robos disminuyeron porque no cargamos mucho efectivo encima”.

Acotó que “el punto le da más facilidad a los clientes y a uno. Si vienes con tu familia y compras 3 o 4 hamburguesas no es fácil pagar 20.000 bolívares en efectivo”.

Comentarios

comentarios