article-thumb
   

“He visto el dolor de cerca”: Hablan las mujeres que cayeron en redes de Pérez Venta y Trejo

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- José Rafael Pérez Venta y Carlos Eduardo Trejo Mosquera, dos sujetos que fueron detenidos desde 2015 por el descuartizamiento de Liana Aixa Hergueta, dejaron a su paso otras víctimas quienes  fueron  estafadas, robadas, acusadas de financiamiento del  terrorismo y conspiración, todas sentenciadas por la mano acusadora de estos hombres quienes son considerados: patriotas cooperantes e infiltrados en las filas de la oposición.

Una de estas féminas es Betty Janette Grossi Sucre, señalada por Pérez Venta -por medio  de un video que difundió Diosdado Cabello- de “financiadora del terrorismo” y asociación para delinquir. La dama fue detenida por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el pasado 17 de agosto de 2015, a las 08:00 de la mañana, cuando se encontraba en su vivienda, luego fue trasladada, mantenida oculta y sin comunicación con el exterior por al menos 11 días en la sede de este organismo policial situado en El Helicoide y posteriormente presentada en Tribunales, iniciando su proceso judicial.

El 17 de agosto de 2016 cumple un año en las mazmorras del la policía política del Gobierno, esperando que informen la fecha para su juicio oral y público en el Tribunal Primero de Juicio con competencia en Terrorismo.

Por medio de los familiares de Grossi, El Cooperante logró obtener una carta en la que la víctima informa sobre su situación actual en la cárcel. Explicó que en el sitio donde se encuentra presa, conviven 29 mujeres en una pequeña celda. “Vivimos en un estado de hacinamiento, aunado a la deficiencia en los servicios básicos, como el agua y electricidad. Siendo presos políticos, nos hemos visto obligados a convivir con personas que han cometido delitos de toda índole, esto degenera  en conflictos como hurto de comida, agua, dinero, agresiones verbales y físicas”, se lee en el manifiesto.

2

Grossi es madre de dos niños, licenciada en administración y fue profesora en dos colegios católicos, uno Nuestra Señora de Pompei y el otro Santa Teresa en Caracas. Ella sostiene que se ha visto en la obligación de tomar medidas de seguridad para resguardar su vida en la cárcel. “Me mantengo en estado de alerta permanente, la mayor parte del tiempo en mi cama. Aparte de dormir, mi cama es mi comedor, ahí también tejo, escribo, leo, dibujo y rezo. Trato el mayor tiempo posible de mantenerme aislada para evitar cualquier problema”, comenta.

La docente expresa que su primer pensamiento para mantenerse con fuerza son sus hijos. “El hacinamiento, la convivencia, los malos servicios, junto con la injusticia de estar en un encierro que no merezco, me llena de rabia y dolor; a veces pierdo la fe y la fuerza, entonces en mi cama, traigo a mi mente a mis hijos que los necesito porque los amo, recupero la calma y la fuerza y me digo: esto también pasará”.

 Irregularidades en su detención

Liana Aixa Hergueta fue asesinada por José Pérez Venta y Samuel Angulo el pasado 6 de agosto de 2015 en el interior del apartamento 605, piso 6, del edificio Isnotú, en la esquina de Canónigos, parroquia Santa Rosalía de Caracas. La propiedad donde cometieron este horrendo crimen pertenece a la familia Grossi. Betty le prestó el apartamento a Pérez Venta por al menos 10 días y luego tuvo problemas para que el asesino confeso lo desalojara. Se conoció además que la dama detenida había denunciado a Pérez Venta cuando este la amenazó de muerte.

Lea también – “Jueces prostituyeron el sistema”: Habla amiga de Liana Hergueta a un año del descuartizamiento

Tras este evento, el abogado de Grossi, Joel García, informó que cuando la detuvieron  el 17 de agosto de 2015 “no la dejaron bañarse, estaba con la misma ropa de su detención, además estaba menstruando y duró  cinco días sin que le dieran unas toallas para cambiarse”.  Luego el 27 de agosto logró comunicarse con su abogado e informarle donde se encontraba y que la iban a presentar en tribunales. Se conoció además que la orden de captura y allanamiento de la vivienda de Grossi fue firmada el 26 agosto por el Tribunal 47 de Control del Área Metropolitana de Caracas, juzgado que luego declinó su competencia, porqué la fémina fue acusada por “financiamiento al terrorismo” y el caso fue tomado por el Tribunal Primero de Control en Materia de Terrorismo.

http://runrun.es/wp-content/uploads/2015/08/Alejandro-Zerpa.pngEl mismo día que apresaron a la docente, fue detenido Alejandro Zerpa, quien era dirigente opositor y trabajaba en la Comisión de Transporte del Cabildo Metropolitano de Caracas, quien es acusado por los mismos delitos. Al igual que Betty, se encuentra esperando que informen la fecha para su juicio oral y público en el Tribunal Primero de Juicio con competencia en Terrorismo. En este caso, se ha registrado tortura por parte de agentes de seguridad.

 Andrea Susana González de León también fue detenida el mismo día que Grossi

hAndrea Susana González de León, mejor conocida como Andrea Gless, fue detenida el pasado 17 de agosto de 2015, al igual que su novio Dany Abreu Abreu, acusados de “Terrorismo” y asociación para delinquir, luego de que Tareck El Aissami, en una rueda de prensa del Alto Mando Político del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), difundiera un video en el que Pérez Venta vinculaba a la mujer en un plan para asesinar a Daniela Cabello, hija del entonces presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello. En el video, el patriota cooperante dijo que González de León, dirigente de Voluntad Popular (VP), lo había buscado hace un mes para confirmarle que el plan iba y le ofrecieron pagarle 500 mil dólares.

Andrea, al igual que Abreu Abreu, cumplen, este 17 de agosto de 2016, un año en prisión en el Sebin de El Helicoide, esperando al igual que Betty, que informen la fecha para su juicio oral y público en el mismo juzgado.

Esta repostera también hizo llegar una carta a El Cooperante en la que cuenta es una de las 123 prisioneros políticos de este régimen. “123 familias destrozadas, 123 madres que lloran cada día esperando a sus hijos. 123 vidas arrasadas en el afán de unos pocos por retener el poder”, escribió

1Manifiesta que ha tenido que enfrentar “injusticias” dentro del calabozo en donde se encuentra. “He presenciado mucho dolor y las lágrimas que he tenido que ver. He visto personas inocentes llorar desgarradas por la ausencia de sus hijos, como es el caso de Betty Grossi, he visto grandes personas perder a sus seres queridos y no poder darles ni el último adiós, como es el caso de Carmen Gutiérrez; he visto madres de escasos recursos gastar hasta el último céntimo para venir a ver a sus hijos desde el interior del país y aguantar el día pasando hambre solo para ser capaz de abrazarlos y sentirlos cerca. He escuchado gritos de agonía de personas siendo torturadas. He visto el dolor de cerca, he sentido la soledad, la angustia de no saber qué nos pasará, pero también he visto fortaleza, grandeza y bondad”, relata.

A pesar de la situación de prisión en la que se encuentra no pierda las esperanzas de salir de los barrotes que la detienen.  “Sé que no está lejano el día en el que estas rejas se abrirán para todos nosotros y para esa Venezuela por la que hemos dado uno de los regalos más preciados: ¡Nuestra libertad!”, ultimó.

Araminta, otra víctima de Pérez Venta y Carlos Trejo

http://caraotadigital.net/site/wp-content/uploads/2016/06/Captura-de-pantalla-2015-08-21-a-las-18.01.42.jpgAraminta González fue detenida el 24 de julio de 2014 en las inmediaciones del Centro Comercial Lido,  en Chacao, Caracas. Fue acusada de cargos de terrorismo, asociación para delinquir y elaboración de explosivos, aunque el cargo de terrorismo fue refutado por el Ministerio Público meses después de su aprehensión.  Araminta lleva dos años presa en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (Inof) sin que se le haya hecho la audiencia de apertura de juicio, con un total desde la etapa inicial de su proceso judicial de 27 diferimientos de audiencia en el Tribunal 2° de juicio, situado en Barlovento, estado Miranda que lleva su caso.

Desde el inicio de su calvario en la cárcel, Araminta recibió torturas y tratos crueles e inhumanos, hechos que fueron denunciados reiteradas veces ante el Ministerio Público, en la Defensoría del Pueblo y en el Comité contra la Tortura de la ONU con sede en Ginebra. Su caso ha sido  también presentado ante el Comité de Derechos Humanos de Mercosur.

Actualmente se encuentra en un estado de depresión severa, que la ha llevado a dos intentos de suicidio. Situación que llevó este 19 de julio de 2016 a que el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, pidiera ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) una medida humanitaria para González debido a los graves daños a su salud mental.

¿Por qué la detienen?

En julio de 2014, González ofreció alojamiento en su hogar de Guarenas a Carlos Trejo y a José Pérez  Venta, dos supuestos activistas de la resistencia contra el Gobierno y miembros de la Operación Libertad. Dos semanas después la graduada en procesos químicos denunció en las  redes sociales el  robo de artículos de tecnología, electrodomésticos, cadena de oro, prendas, un celular y un alisador de cabello que se encontraban en su apartamento y señaló como responsables a Trejo y Pérez Venta, a quienes  les dio refugio.

Luego fue detenida por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), tras un allanamiento en su vivienda. En el expediente de la causa judicial se detalla que las autoridades recibieron una llamada de un “patriota cooperante” quien había señalado a la dama como cómplice en una supuesta conspiración para elaborar explosivos que serían colocados en puntos estratégicos de Caracas. Tanto Carlos Trejo como Pérez Venta son señalados por colocar en prisión a González, debido a las acusaciones que la dama estaba realizando por las redes sociales.

Con Araminta fueron detenidos también el politólogo Vasco Da Costa (a quien acusaron de supuesto cabecilla de la conspiración), el técnico electrónico, José Luis Santamaría y un administrador del Banco Central de Venezuela (BCV), llamado Efraín Ortega.  Todos llevan dos años en prisión.

Pérez Venta también envolvió a otra mujer llamada María Gabriela López, quiera era reportera gráfica del diario El Propio. Con la fachada del estudiante que luchaba por la libertad del país, este sujeto robó y amordazó en su propia casa a López, cuando la fémina le dio alojo en su vivienda. El “infiltrado en la filas de la oposición” amenazó con un arma de fuego a la mujer, la amarró y le colocó tirro en la boca y nariz y la dejó en la ducha del inmueble, con la ayuda de otro individuo. Luego se llevó objetos de valor del hogar como: un celular, una computadora, una cámara fotográfica, un carro, entre otras cosas. La mujer se salvó de ser asesinada.

En el caso de estas mujeres se muestra el perfil de dos hombres que actuaban con el mismo modus operandi, de dominar y aprovecharse de mujeres indefensas para obtener lo que querían.

Comentarios

comentarios