article-thumb
   

¡Hecho en revolución! Entre la anarquía y el hambre, policías sobreviven con bajos salarios

Lysaura Fuentes

Caracas, 15 de julio.- Ser policía se ha convertido en Venezuela en una profesión de alto riesgo, donde la impunidad transita sin freno, en un clima de violencia que se ha tornado nauseabundo, ya que los hampones no matan principalmente por necesidad ni para conseguir algo, su objetivo es divertirse al momento de asesinar a un funcionario y conseguir con ello la medalla de la victoria en el mundo delincuencial.

El funcionario arriesga la vida en las barriadas, en las calles principales y hasta en las cercanías de su propio hogar, un oficio que se ha desmejorado también por los sórdidos sueldos con los que cuentan los hombres que portan la chapa policial.

Foto: Lysaura Fuentes

En el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), organismo de investigación penal del Estado, conocido anteriormente como Policía Técnica Judicial (PTJ), los sueldos de los funcionarios varían dependiendo de su rango. Un detective cobra alrededor de Bs. 300.000, el detective agregado Bs. 400.000 y el inspector Bs. 450.000, todos los sueldos estimados mensualmente.

El detective Daniel Infante (nombre ficticio para proteger su identidad) manifestó a El Cooperante que el sueldo que cobra un funcionario no les alcanza para llevar alimentos a sus hogares, por lo que algunos optan por delinquir y otros cometen fechorías solo por ocio.

“El sueldo de un funcionario no alcanza para nada, hace poco gasté 200 mil en carne, que me alcanza sólo para 15 días. Nosotros arriesgamos la vida por un mísero sueldo”, dijo el uniformado. Un hecho que también se manifiesta en la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Foto; Lysaura Fuentes

El uniformado, aparte de que pertenece a una institución bajo la tutela del Gobierno Nacional, también sufre por los embates de un sueldo desprovisto. Los salarios mensuales van desde Bs. 150.000 y 250.000 bolívares. Los oficiales jefe de la PNB cobran Bs. 124.000. Un total en donde está englobado el monto del sueldo básico, ajuste sueldo mínimo, prima de riesgo, otras retribuciones, prima por profesión, transporte, hogar, antigüedad y hijo.

Los más afectados por estos bajos salarios son las policías municipales, que en algunos casos no sube de Bs. 100.000 el salario mensual. Una situación deprimente, que lleva también a que los funcionarios no cumplan sus funciones con ahínco y los traslada al lado oscuro de la criminalidad, es decir se vuelven objeto de su propia destrucción, a través del poder de la chapa y la impunidad.

“Los tigritos” para paliar la crisis

Dentro de las policías hay varios que aparte de ser funcionarios, en sus tiempos libres lo dedican a “matar tigritos”, que en el argot venezolano significa realizar un trabajo fácil o ajeno a la especialidad que les permita subsistir. Un funcionario del Cicpc dio a conocer que en sus tiempos libres vende semanal 10 cajas de huevos para poder mantener a su familia, debido a que manifestó que el sueldo policial no le alcanza. Ganando semanal 60 mil bolívares.

foto: Lysaura fuentes

Dentro de los policiales existen uniformados que aparte de su profesión taxean, realizan trabajos de herrería, plomería, Ingeniería en Sistema, entre otros.

La delincuencia y el ocio: una opción para el funcionario

“Yo conocí un funcionario que el sueldo no le alcanzaba para comprarle la leche a su hijo y salió a robar, porque así consiguió el dinero que necesitaba para alimentar a su pequeño”, contó el detective Daniel. Muchos son los casos que se han presentado en el país, donde un uniformado porque no le alcanza el sueldo o simplemente por ocio salen a las calles y se convierten en sus enemigos: los  hampones.

Foto: Lysaura Fuentes

Se presentan casos en los que los policías roban motocicletas, teléfonos celulares, alimentos, secuestran, hasta llegan a asesinar para conseguir un beneficio fácil y rápido. “Tiene que haber una nueva formación de los policías en la calle. Una cosa es cuando están en la escuela de policías y la otra cuando salen a recorren y se encuentran con otra realidad y se corrompen. Esos corrompidos están creando malas conductas y hasta les faltan el respeto a sus superiores”, dijo el informante.

Comentarios

comentarios