article-thumb
   

Hijos de “el Chapo” Guzmán dicen que pelear con el Gobierno sería cavar su propia tumba

Milagros Boyer

EFE.- Los hijos del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán aseguraron que no se involucrarán en una guerra contra el Gobierno de México porque eso sería cavar su propia tumba, en una carta divulgada hoy a los medios de comunicación. “Nunca hemos peleado ni queremos hacerlo, esto sería prácticamente cavar nuestra propia tumba”, señalaron en la misiva, fechada el 2 de octubre y firmada por Iván y Jesús Alfredo Guzmán, al aludir a la embocada a un convoy de militares el 30 de septiembre en el estado noroccidental de Sinaloa para rescatar a un detenido. “Rechazamos tajantemente el haber participado u ordenado el ataque”, que dejó un saldo de seis soldados muertos y ocho heridos, para “rescatar a persona que ni conocemos ni nos une un lazo de sangre”, apuntan en el documento. Y es que después de la agresión, el comandante de la Tercera Región Militar, Alfonso Duarte, dijo en una conferencia de prensa que era “muy probable” que los hijos del líder del cártel de Sinaloa estuvieran detrás de la emboscada. El abogado del capo José Refugio Rodríguez transmitió a Efe el mismo 2 de octubre el mensaje de los hijos sobre el ataque, el cual dijo haber recibido a través de un familiar. Según le comentaron entonces, los hijos alegaron que si no actuaron con esta agresividad “cuando su papá fue detenido”, menos lo iban a en otras circunstancias. Dichas declaraciones motivaron que el letrado fuera citado el lunes pasado a declarar ante la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) en el marco de la investigación por la agresión a los militares. El titular de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales, aclaró hoy a la cadena Televisa que las líneas de investigación sobre esta emboscada tienen que ver con el cartel de Sinaloa, “no específicamente con los hijos” del Chapo, recapturado en enero pasado. Sobre el proceso de extradición del capo a EE.UU., dijo estar seguro de que en enero o febrero del próximo año será trasladado a ese país, una vez que el Poder Judicial se pronuncie sobre el amparo interpuesto por la defensa para impedir su salida de México. Aseguró que “el Chapo no opera absolutamente nada” de la prisión en la que se encuentra recluido en la norteña Ciudad Juárez, fronteriza con EE.UU., donde -dijo- tiene derecho a hablar con sus abogados y a recibir visitas de familiares bajo estrictas medidas de seguridad. “No está en un hotel de cinco estrellas”, afirmó Sales tras descartar la posibilidad de que el narcotraficante conviva con otros internos de esa cárcel.

Comentarios

comentarios