article-thumb
   

Informe reveló grave escasez de maíz, trigo y arroz de consumo humano y animal

El Cooperante

Caracas, 12 de octubre.- La producción, el consumo y el comercio de todos los cereales y alimentos para animales en Venezuela, se verá seriamente afectada en tres años consecutivos debido a la contracción económica, hiperinflación y disminución de divisas para insumos y materias primas importados.

Lea también: En la estratosfera: los precios de hortalizas y verduras que no se cansan de subir

Según un informe de la Red Global de Información Agrícola (GAIN ) del Servicio Agrícola Exterior del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicado por La Patilla,  las deficiencias en los flujos de efectivo del Banco Central de Venezuela han resultado en una menor adquisición de trigo y maíz importados por la Corporación Única de de Servicios de Productivos y Alimentarios C.A

De esta manera, muchos fabricantes de alimentos para animales y molinos de harina en Venezuela operan a menos de la mitad de la capacidad instalada. Además, las interrupciones de la línea de procesamiento de fabricación se han vuelto más frecuentes, a veces duran semanas, ya que los inventarios se estiran hasta el último grano, señaló el USDA en el informe.

Tanto el área cosechada como la producción nacional de maíz se pronostica que disminuirá en la temporada 2017-18, según el USDA. En el caso de la producción, el USDA indicó que la producción probablemente será insuficiente para satisfacer la demanda total de alimentos de maíz, aumentando la dependencia de las importaciones.

El consumo total de maíz se pronostica menor, en 2,29 millones de toneladas en 2017-18, frente a una previsión anterior de 2,5 millones de toneladas. La escasez de diesel a principios de 2017 también complicó la temporada de siembra del arroz, limitando el uso de tractores y de bombas de agua. Como resultado, cientos de hectáreas quedaron inactivas o cambiaron a otros usos, dijo el USDA.

La superficie cosechada en arroz se pronostica ahora en 120.000 hectáreas, frente a las 125.000 anteriormente pronosticadas, mientras que la previsión para la producción de arroz molido en 2017-18 se redujo a 290.000 toneladas, de 310.000 toneladas. Aproximadamente el 90% de la producción de arroz se utiliza para el consumo humano, y el 10% restante se destina a la alimentación animal.

Venezuela no produce trigo, y el gobierno de Venezuela es el único importador del grano. Según el USDA, la crisis económica y las limitaciones a las importaciones en el país están creando “una grave escasez” de trigo.

 

Comentarios

comentarios