article-thumb
   

A más de un año, TSJ aún “recaba pruebas” sobre “fraude” en Amazonas

El Cooperante

Caracas, 18 de abril.-  Días después de que la nueva directiva de la Asamblea Nacional juramentara a los diputados de Amazonas en 2016, el Gobierno venezolano movió sus cartas y ante una denuncia de supuesto fraude, el Tribunal Supremo de Justicia anuló el acto y hasta ahora es el punto clave del choque de poderes en el país y la excusa de “desacato” impuesta a la Asamblea Nacional.

El 11 de enero la Sala Electoral del TSJ declaró que todas las decisiones que el parlamento tomó desde el 6 de enero, cuando fueron juramentados los tres diputados opositores de Amazonas, y las siguientes hasta que no fuesen desincorporados, eran nulas. Esa fue la sentencia número de 1 de la Sala cuyos magistrados fueron adeptos del chavismo. La orden era dirigida para quienes en ese entonces dirigían la AN, los diputados Henry Ramos Allup, Enrique Márquez y Simón Calzadilla,  quienes debían dejar constancia de la anulación de los actos en sesión ordinaria, o estarían violando el artículo 138 de la Constitución: “Preceptúa que toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos, se encuentran viciados de nulidad absoluta y por tanto resultan inexistentes aquellas decisiones dictadas por la AN a partir de la incorporación de los mencionados ciudadanos”.

Lea también: El impactante trabajo que cubrió Pérez Pezzani en Venezuela antes de ser arrestado (+Fotos)

El periodista venezolano experto en temas electorales, Eugenio Martínez, dijo que luego de más de un año, el TSJ aún recaba pruebas para el juicio. “Hace 469 días (1 año, 3 meses y 13 días) TSJ suspendió la juramentación de diputados de Amazonas. Aún hoy recaba pruebas para ese juicio“.

TSJ tiene 469 días recabado pruebas sobre supuesto fraude en Amazonas (Esta denuncia de fraude del Psuv es el origen del desacato de la AN)“, agregó.

Pero a pesar que la Asamblea Nacional decidió acatar la desincorporación de los electos, el TSJ no ha levantado el “desacato” y ha continuado declarando nulas sus acciones, tanto así, que hace más de dos semanas publicó dos sentencias que fulminaba por completo al parlamento y, luego que la Fiscal de la República, Luisa Ortega Díaz, las considerara inconstitucionales, reculó.  Hasta ahora, la oposición mantiene que hubo un golpe de Estado en la nación petrolera que no ha cesado.

La teoría del Psuv

Excandidatos del partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) presentaron a dos días de acabarse el 2016 impugnación a los resultados de seis circunscripciones electorales que le favorecieron a la oposición en circuitos de los estados Amazonas, Yaracuy y Aragua. Sin embargo,  las denuncias de las dos últimas regiones fueron ignoradas hasta el sol de hoy.

Y es que la MUD ganó 112 de los 167 puestos en la Asamblea Nacional, destronando el poder que tenía el chavismo desde hace más de 10 años. Eran muchas las acciones que fueron aniquiladas estratégicamente por el oficialismo, entre ellas, impulsar una Asamblea Constituyente, remover a magistrados del TSJ, al defensor del pueblo y designar a los miembros del CNE, interpelar ministros, etc.

Lea también: Escasez, inseguridad, hambruna y pobreza: Ancianos sufren los estragos de la crisis

La denuncia del Psuv está basada en una conversación telefónica privada -que no explicaron con la obtuvieron, se presume del Sebín-  donde se habla de una compra de  votos a favor de la oposición a Bs. 2.000. Los involucrados son  la secretaria de la gobernación de Amazonas, Victoria Franchi, y un “agente encubierto”, supuestamente  funcionario del CNE, en un centro de votación de la entidad. En el audio se habla de votación de fallecidos, una teoría que el mismo Gobierno aseguró, cuando había ganado otras elecciones, era imposible en Venezuela porque contaban con el “sistema electoral más transparente” casi del mundo.

Si me deja entrar por los muertos, yo le pago por cada muerto”, dijo supuestamente Franchi en la grabación que presentó el alcalde Jorge Rodríguez.

La cara de la Sala Electoral

La primera sentencia fue redactada por los magistrados Indira Alfonzo, Malaquías Gil, Jhanett Madriz, Christian Zerpa y Fanny Márquez. Aquí, parte de su historial “rojo”:

Fanny Márquez: “Vicepresidente del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), nombrada en el cargo por el presidente Nicolás Maduro el 4 de enero de 2015. Márquez es abogada y también ocupó la consultoría jurídica de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), según Gaceta Oficial del 14 de agosto de 2003. En 2008, luego de la destitución de una veintena de intendentes del Seniat, comenzó a trabajar en el organismo tributario como intendente nacional”, reseña el portal Poderopedia.

 Indira Alfonzo: ahora es la primera vicepresidente del TSJ, según se conoció el 24 de febrero de este año. Fue magistrada de la Sala Electoral desde diciembre de 2014, y se postuló en lugar de la ahora canciller Delcy Rodríguez. Ocupó cargos en  el Consejo Nacional Electoral, en el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, en el Ministerio del Despacho de la Presidencia y en Venezolana de Cementos.

Malaquías Gil: desde 2000 hasta el 2010 fue  diputado a la Asamblea Nacional por el estado Trujillo y fue contralor municipal por varios años. Su cargo en la magistratura lo tiene desde 2010.

Jhanett Madriz: la abogada fue la encargada de la defensa de fallecido presidente Hugo Chávez Frías ante la Corte Marcial venezolana. Cofundadora del Movimiento para la V República, fue miembro del Consejo Superior del Movimiento Bolivariano, vicepresidenta del Parlamento Andino y presidenta de la Asamblea Parlamentaria de las Américas.

Christian Zerpa: fue  militante del Movimiento Quinta República (MVR) en el estado Trujillo desde el año 2000 y luego diputado a la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) hasta finales de 2015.

Comentarios

comentarios