article-thumb
   

La fiesta en El Valle que terminó en un presunto ajusticiamiento a manos de la PNB

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- Cuando recibió tres tiros en el pecho, Brayan Márquez, de 18 años, se imaginó que esta sería la última vez y que no se escaparía del espíritu de la muerte. Le vino a su mente los fragmentos de su vida, pensó en lo que sentirían sus hermanos, al conocer sobre su fallecimiento.

Cayó al piso y comenzó a sentir un dolor profundo, penetrante que no lo dejaba levantarse o intentar llegar a su casa para, por lo menos, despedirse de su familia, volvió a recordar a aquella jovencita que lo dejó sin aliento, la fiesta en la que estuvo antes de que los proyectiles atravesarán su pecho, como mordiendo su carne.

Brayan vio cómo su corta vida pasó rápidamente por su mente, mientras agonizaba la madrugada del domingo 21 de agosto de 2016.

El adiós, sin despedida

En la noche del sábado, Brayan Márquez se encontraba en su vivienda situada en la calle 10 de Los Jardines de El Valle, estaba emocionado, pensando como se vestiría para una fiesta a la que asistiría en la calle 7, llamó a sus amigos y les dijo donde sería la rumba, luego se vistió, salió del lugar y le dijo a su familia que volvía más tarde. Esa fue la última vez que lo vieron con vida.

Caminó por los callejones de la zona hasta llegar a la calle 7, donde la rumba estaba prendida, sus amigos lo saludaron, le brindaron una bebida, comenzaron a integrarse y a sacar a chicas a bailar.

Mientras el joven se encontraba en la celebración, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) estaban realizando en Los Jardines de El Valle un despliegue de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), debido a la masacre entre bandas delictivas que se registró el pasado 17 de agosto del año en curso en esta zona.

gjf
Foto: Lysaura Fuentes

Los funcionarios realizaron recorridos por la calle 18, donde ultimaron a tres personas, en la calle 13 a otra y luego verificaron la 7.  En la última calle, ya en horas de la madrugada del domingo, Brayan Márquez salía de la fiesta, junto con otros jóvenes de entre 19 y 20 años, cuando fueron sorprendidos por las comisiones. Los adolescentes se asustaron y comenzaron a correr, el joven también les siguió los pasos, a pesar de que él tenía su cédula de identidad en mano, pero fue interceptado por un efectivo de la PNB, que le propinó tres tiros en el pecho, sin mediar palabra y sin pedirle su identificación, así lo contaron sus familiares.

Después Brayan Márquez fue trasladado hasta el Hospital de Coche, donde ingresó sin vida. Un conocido que trabajaba en el centro hospitalario, avisó del hecho a la familia del joven, comenzaron a llorar de impotencia y rabia, su vida cambió de manera fugaz por la muerte de Brayan y más cuando no pudieron despedirse de él o sostener su mano durante su último aliento.

Brayan Márquez no pudo culminar su quinto año, no pudo casarse, tener hijos o enmendar su vida si estaba truncándose.

Comentarios

comentarios