article-thumb
   

“Venden su ropa para comprar comida”: El hambre llega al closet de los venezolanos

El Cooperante

El Cooperante.- Con la crisis económica del país, el negocio de las prendas de vestir usadas ha crecido. Así lo indican representantes de establecimientos de ropa de segunda mano, quienes aseguran que para el consumidor es una opción de rendir el dinero y para los que venden la ropa es una forma de completar el ingreso familiar.

“La gente vende su ropa usada para comprar comida”, dijo Yoliver Espinoza, encargada de la tienda Boutique su Confidente, ubicada en Chacaíto, al diario El Nacional. Así mismo, asegura que esta práctica se ha agudizado en los últimos meses y que los proveedores manifiestan abiertamente que limpian el clóset para obtener una entrada extra y cubrir los gastos del grupo familiar, fundamentalmente de alimentos.

“Desde hace dos años, cuando el precio de la ropa comenzó a dispararse, vengo a este sitio y ahora con más razón, porque no hay sueldo que rinda”, manifestó Carolina Salazar, docente.

La propietaria de un local en el centro de Caracas, que solicitó no mencionar su nombre, narró que inició su negocio hace cuatro meses como “una especie de venta de garaje y me ha ido muy bien”. Se trata de un local pequeño en el que la mayoría del vestuario es femenino: una blusa cuesta entre 5.000 y 8.000 bolívares y un jeans entre 8.000 a 10.000 bolívares.

Comentarios

comentarios