article-thumb
   

La “guerra estridente” del campamento chavista contra sus vecinos en Margarita

Vanessa Navas

El Cooperante.- Muchos moradores de la zona cercana a donde se quedan los militantes de la juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela han reaccionado contra el campamento, debido al caos que traen consigo los seguidores de la tolda oficial.

Durante las noches que se ha visto este “campamento” se han dado intensos “cacerolazos” en rechazo a la presencia de los campistas, quienes responden a la protesta colocando música a muy alto volumen, lo que convierte al lugar en una suerte de guerra estridente.

Más de una treintena de surtidores de agua, decenas de baños portátiles, remolques de servicios médicos, quioscos para venta de comida, una cama elástica y hasta dos tarimas para eventos musicales fueron instaladas en el campamento, resguardado 24 horas por centenares de policías, militares, bomberos y funcionarios que se encargan de prestar atención a los miles de jóvenes.

“La perturbación es total porque colocan música a muy alto volumen toda la noche hasta la madrugada todos los días. Segundo, el olor que despide el campamento es terrible porque es un olor mezclado entre humo, leña, comida, excrementos”, dijo Ibraim Mata a la AP, un chef de 44 años, al describir las penurias que enfrenta su comunidad de Costa Azul tras la instalación a inicios de semana del “campamento revolucionario”.

Mata relató que sus vecinos todas las noches realizan “cacerolazos” para protestar la presencia de los oficialistas.

Comentarios

comentarios