article-thumb
   

“La inflación provocó pérdida del poder adquisitivo de billetes nuevos”

José Guerra

Caracas, 3 de septiembre. Venezuela sufre una crisis por la falta de efectivo. La gente no consigue suficiente billetes para realizar las transacciones ordinarias. Esta situación está afectando a los más pobres quienes no tienen acceso a tarjetas de créditos u otros medios de pagos que sustituyan al bolívar. La falta de efectivo se debe a los siguientes factores. En primer lugar, la inflación ha provocado una pérdida importante del poder adquisitivo de los billetes nuevos. Efectivamente, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor que elabora la Asamblea Nacional, la inflación acumulada entre enero y julio de 2017, alcanzó a 249,0% lo que ha causado una desvalorización de más de 70,0% de todos los billetes puestos a circular. El enemigo de los  billetes es la inflación y ésta no ha dejado de aumentar.

En segundo lugar, el  BCV no ha incorporado nuevos billetes al ritmo que requiere la economía. Desde el punto de vista de la cantidad real de billetes puestos en circulación, esto es, ajustando las unidades monetarias por la inflación, se aprecia que no ha sido sostenido el ritmo al cual el BCV agrega nuevos billetes al sistema monetario. Un tercer elemento que está jugando en la crisis de los billetes, es que la distribución de éstos a la banca privada ha sido deficiente. Se reportan interrupciones temporales en los niveles de piezas que recibe la banca privada, lo cual dificulta su posterior capacidad de redistribuir las especies monetarias. Ello limita seriamente la disponibilidad de billetes que recibe al público en los cajeros y por las taquillas.

El BCV no tiene iniciativas para resolver este problema y por tanto desde la Asamblea Nacional hemos propuesto las siguientes acciones para resolver el problema. Hay que aplicar un plan de estabilización económica que combata las causas de la inflación. Sin acciones de fondo para derrotar la inflación el alza de precios seguirá debilitando la moneda y en consecuencia los salarios, pensiones, jubilaciones y otros ingresos. La columna vertebral hoy, de un programa para bajar la inflación, reside en evitar el financiamiento con emisión de dinero del déficit fiscal del sector público y con ello la depreciación del bolívar. Igualmente, debe procederse a actualizar de nuevo el cono monetario para que a finales de 2017 se cuente con nuevas especies monetarias siendo la de mayor denominación la de Bs.100.000.

Ello permitiría al BCV ahorros importantes en las importaciones de billetes al tiempo que facilitará las transacciones de la economía. No se puede volver a cometer el error de dejar desvalorizar durante mucho tiempo el cono monetario porque luego su sustitución resulta traumática y tardía. El BCV debe comenzar a trabajar de manera inmediata en el diseño de los billetes y proceder a contratar la fabricación de éstos y finalmente, debe coordinarse con el sistema bancario la mejora en la plataforma tecnológica y de transacciones para que se incentive el uso de los medios de pagos electrónicos para seguir sustituyendo tanto el efectivo como los cheques. Ello implica la realización de cuantiosas inversiones y el lanzamiento campañas educativas para familiarizar al público con los nuevos mecanismos.

Texto original tomado de La Patilla 

Comentarios

comentarios