article-thumb
   

¡Desfalco! Corpovex dio USD 35 millones a empresa de maletín para importar trigo

El Cooperante

Caracas, 11 de octubre.– La Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) compró a Inglewood, una empresa registrada en Madeira, Portugal, sin experiencia alguna en la comercialización de 90.000 toneladas de trigo durum.

Lea también:Odebrecht habría pagado más de USD 500 millones en sobornos por Línea II del Metro Los Teques

Sin embargo, la dirección que la compañía madeirense declaró en el contrato con Corpovex no correspondió a sus oficinas. En 2016 Inglewood Sociedade de Servicios Internacionais, LDA (Zona Franca de Madeira) obtuvo USD 35.000.000 por la importación de 90.000 toneladas métricas de trigo durum, materia prima para la elaboración de la pasta alimenticia.

Según un  contrato que revisó El Pitazo el pago de Corpovex a Inglewood se realizó a un cambio preferencial de Bs. 10 por dólar, pagado a través de Novo Banco, antes llamado Banco Espírito Santo (BES). Dicho contrato establecía que  Corpovex compra por cuenta y a orden de la Corporación de Abastecimiento y Servicio Agrícola (La Casa). Pero resulta que   Inglewood subcontrató a la mexicana Comercializadora Columbia que fue finalmente la que vendió el trigo al Venezuela, reveló un empleado.

Asimismo, la Comercializadora Columbia no ha importado a Venezuela trigo durum en el año 2016 y ésta solo ha vendido maíz a la nación petrolera. Inglewood es representada en el contrato por José Gregorio Guerrero Torres, quien además tiene su oficina en el mismo domicilio declarado por Inglewood en el contrato, que es desde donde también despacha el abogado de 44 años Fernando Martínez Sucre, presuntamente el dueño de la empresa.

Le puede interesar: De Pdvsa al BCV: Las 8 empresas venezolanas que están bajo la lupa en Estados Unidos

Vale acotar que la misión social de Inglewood no comprende la comercialización de alimentos y la dirección que declaró en el contrato con la empresa estatal  no es posible hallar sus oficinas o domicilio fiscal, reseña la investigación de Grisha Vera.

Comentarios

comentarios