article-thumb
   

“Le pedimos a Dios que nos proteja”: Matan a joven que habían secuestrado en Petare

Christhian Colina

El Cooperante.- La noche del domingo Pablo Alexander Brito Bello (26) recibió un disparo de bala en la cabeza y luego fue abandonado sin signos vitales en una calle del sector Guaicoco de la parroquia Petare, municipio Sucre del estado Miranda. Antes de ser asesinado habría sido secuestrado cuando salía de su casa en el barrio La Agricultura de la misma localidad.

La familia no supo que estaba muerto, hasta la tarde del lunes cuando un efectivo del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) les informó el hecho para que lo retiraran en el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), lugar en el que lo reconocieron por las características físicas y unos tatuajes que tenía, pues no le dejaron ningún documento de identidad.

Jhoana Brito, tía del joven, indicó a El Universal que un amigo lo llamó por teléfono para que se encontraran en Altamira. No supieron quién fue. Lo cierto es que a las 2:00 de la tarde del domingo le recibieron una primera llamada telefónica de los maleantes que se identificaron como secuestradores, y les dijeron que debían reunir una fuerte cantidad de dinero para poder liberarlo. “Nos dieron un tiempo específico para que reuniéramos ese dinero o lo mataban. La familia no cuenta con tanto dinero y se nos hizo difícil”, relató

A las 7:00 de la noche recibieron la segunda llamada de los delincuentes, quienes cancelaban la negociación porque sabían que la familia no tenía posibilidades económicas. “Nos desesperamos porque nos dijeron que lo iban a matar. Incluso colocaron a Pablo al teléfono y el suplicó que buscáramos dinero para que no lo asesinaran. Estábamos negociando con esos delincuentes, pero al final lo mataron”, explicó la mujer llorando.

Efectivamente los sujetos apagaron el celular de donde se comunicaban, y fue el lunes alas 9:00 de la mañana cuando volvieron a contactarlos. En ese momento les dieron plazo de una hora para que concretaran el pago. Luego las comunicaciones se hicieron vía mensajes de texto. Los familiares denunciaron en el Cicpc y comenzaron con el rastreo. Por ello, los efectivos lograron la captura de dos de los responsables. Uno de ellos era amigo del joven, dijeron los deudos. Ninguno fue identificado.

“Para nosotros es un golpe muy fuerte, porque Pablo era un muchacho trabajador que no tenía problemas con nadie. Ese chamo que está detenido lo habíamos visto con él. Uno se sorprende con las cosas que pasan, por eso le pedimos a Dios todos los días que nos proteja”, detalló la tía.

Comentarios

comentarios