article-thumb
   

Los muertos de nadie: 60 cuerpos sin reclamar están en la morgue de Bello Monte

Lysaura Fuentes

Lysaura Fuentes.- Tuvo que haber una persona que los debe haber querido en vida. Probablemente algunos los recuerden después de muertos, pero llegaron a la morgue y anónimamente serán llevados al cementerio. Estos son los cuerpos que pasan días y hasta meses sin ser reclamados por sus familiares, algunos debido a sus bajos recursos económicos o ellos desconocen si su ser querido se encuentra en el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, mejor conocido como la morgue de Bello Monte. Los llaman “Los muertos de nadie” o “Los olvidados”.

Desde bien tempranito se observa en este recinto la llegada de furgonetas cargadas con cadáveres que recogen en hospitales, vía pública y en otras zonas, pero al menos 60 de estos cuerpos-según un Cooperante-se encuentran abandonados en la morgue sin que sus familiares los identifiquen y se los lleven para darle la debida sepultura.

Estos se encuentran en cavas, que en su mayoría presentan fallas en la refrigeración, que es la que mantiene a los cadáveres conservados para que no se descompongan. Cuando pasan uno o dos meses en la morgue y si su olor de putrefacción en insoportable o si estos ocupan demasiado espacio los trasladan directamente al cementerio, con su debido precinto identificativo en la mano de cada uno de los occisos, el certificado de defunción, con el resultado de la microdactila, la dactiloscopia y la orden del Ministerio Público, aprobando el traslado.

¿Qué pasa con los muertos de nadie?

Antes del traslado de “Los Olvidados”, los trabajadores de la morgue solicitan donaciones de ataúdes-para colocar estos cuerpos-a las funerarias de la capital, una de ellas es la Funeraria Vallés, situada en la avenida Libertador de Caracas. William Meza, encargado del departamento de contratación del establecimiento, cuenta que ellos las donan dependiendo de la disponibilidad que tengan y que esta solicitud debe venir con una autorización sellada del recinto. “Si ellos piden 20 urnas y tenemos cinco para donarles le damos cinco”, dijo.

Luego de contar con el ataúd para darle sepultura a los cuerpos sin doliente, son llevados a cementerios como el de Caucagua, Los Jardines del Cercado y en el Cementerio General del Sur, en la terraza 6, sector La Peste. En este último lugar, que es conocido por ser un sitio donde la delincuencia azota sin frenos, se encuentran una cantidad incontable de “muertos de nadie”.ghhbbUn sepulturero del cementerio relató que estos cadáveres son colocados en bóvedas de cemento con un número, que sirve para la base de dato del cementerio, por si un doliente intenta buscar a su familiar en este camposanto.

“Los muertos de nadie” tienen un solo camino ser sepultados, sin una persona que esté allí velando por su tumba, que les lleve flores, que limpie los desperdicios de los alrededores del sepulcro, que les diga “te extrañamos” o que les coloque una placa de bronce con la frase escrita: “Aquí descansa María Pérez una mujer valiente”.

gdvb

Comentarios

comentarios